Con innegable emoción por vivir un presente prometedor, y a la vez con un guiño de nostalgia por los buenos tiempos idos, el arpista Julio Martínez reportó todo listo para ofrecer este 18 de agosto, con su agrupación Cumaná, un concierto a partir de la música latinoamericana más aclamada de todos los tiempos.

“La música latinoamericana tuvo una época gloriosa hace varias décadas, en los años 60, 70 y 80 del siglo pasado, en las ahora célebres Peñas que poco a poco fueron cerrando sus puertas hasta desaparecer por completo. Ahora la retomamos para mostrar que es música sana, buena, cargada de recuerdos de nuestros padres y abuelos”, informó el maestro.

Explicó a Notimex que Cumaná hará un recorrido por América Latina para ofrecer un repertorio de sones, joropos y otros géneros de Cuba, Bolivia, Argentina y otros países de la región, música que evoca tiempos pasados y canciones que México ama, con el arpa como instrumento básico, además de flauta, quena, bombo, cuatro venezolano y congas.

Para Martínez, esa música habita en los recuerdos de muchísimas personas y sobrevive en el imaginario cultural colectivo de México. “Fina estampa”, “Yo vendo unos ojos negros” y “Alma llanera”, así como “Alfonsina y el mar” y “Recuerdos de Ypacaraí”, son temas representativos de cada nación que el grupo Cumaná trae a 2018 con su propio estilo.

Aun cuando son temas cuyas letras hablan originalmente asuntos universales y de todos los tiempos, como el amor, la naturaleza y la amistad, en el ocaso de los años 60, debido a los movimientos políticos en esa parte del mundo, el género tomó el rol de gran bandera de protesta política y social, lo que ayudó a su paulatina pero segura extinción, comentó.

En Chile, Cuba, Argentina y otros países que en esos años vivieron revoluciones de tipo social, educativo, sexual, económico y sobre todo político, se tomó la música latina para expresar sus inconformidades. “A pesar de eso, la música latinoamericana existe, ahí está todavía con su charango y todos los instrumentos que le dieron fama en todo el mundo”.

Con el paso del tiempo, el lógico arribo de nuevas generaciones de jóvenes amantes de la música, y debido a la invasión de géneros musicales ajenos a las naciones señaladas, los temas del folclor latinoamericano fueron relegados. “Ritmos como el reggaetón han logrado colarse y permear las tradiciones artísticas de Puerto Rico y de ahí a toda la zona”.

Ahora, el público podrá ver y escuchar algo diferente a lo que se ha presentado en los escenarios musicales en las últimas décadas, añadió el entrevistado, quien debido a su profesión recorrió todas las Peñas de México y no pocas del extranjero, “donde el público sanamente tomaba agua de horchata con molletes, quesadillas o alguna botana”, señaló.

Julio Martínez ha dedicado toda su vida a la música, fue durante 22 años el arpista del Mariachi Vargas de Tecalitlán y ha sido reconocido por sus aportaciones en el uso de este instrumento dentro de la música de mariachi. Así, dio vida a un grupo en el que el arpa y los instrumentos propios del folclor de América Latina juegan un papel predominante.

Con su virtuosismo y alegría, el grupo Cumaná levará su repertorio con lo mejor de la música latinoamericana y composiciones originales, al nuevo Foro lo de Inés, ubicado en la planta alta del Restaurante Quebracho de Hamburgo 313, esquina con Burdeos, en la colonia Juárez, este sábado 18 de agosto, a las 21:00 horas, subrayó.

Con la fundación del grupo Cumaná, Julio Martínez ha dado rienda suelta a una de sus pasiones, la música latinoamericana. Lo acompaña en esta iniciativa cultural su hermano, el cantante e instrumentista Javier, y otros intérpretes mexicanos que disfrutan tocando temas de América Latina con sus diferentes ritmos e instrumentos.

Tony Manrique, Manuel Ramos y Aquiles Guerrero completan el grupo que a decir de su fundador no tiene competencia, “porque otros se centran en la música andina, mientras nosotros hacemos un viaje por la música chilena, peruana, colombiana y de toda la región, para devolver a México esa música”, concluyó.