Acoso callejero será sancionado con arresto y multa en Puebla

Hombres y mujeres que incurran en acoso callejero en esta ciudad, serán sancionados con arresto hasta por 36 horas y multa económica hasta por 8 mil pesos, de acuerdo con el voto unánime de los...

Hombres y mujeres que incurran en acoso callejero en esta ciudad, serán sancionados con arresto hasta por 36 horas y multa económica hasta por 8 mil pesos, de acuerdo con el voto unánime de los regidores en la Sesión de Cabildo del Ayuntamiento de Puebla, celebrada este jueves.

Los regidores autorizan las reformas al capítulo 209 del Código Reglamentario Municipal (Coremun), y con ello establecen las sanciones para quienes incurran en acoso en espacios públicos, que no solo se da en contra de las mujeres, sino también en contra de hombres.

Luis Banck Serrato, presidente municipal de Puebla, en su oportunidad destacó que se han desarrollado acciones a favor de ellas como el programa 5 Por las Mujeres; la instalación de botones de pánico en 200 unidades de transporte público; el lanzamiento de la APP Freno al Acoso para crear redes de protección; cursos de defensa personal y de nuevas masculinidades; brigadas de concientización, entre otras.

Con las reformas al Coremun las conductas que se castigarán son las expresiones verbales con connotación sexual o lasciva, tales como palabras, comentarios, jadeos, silbidos o cualquier sonido que puedan aludir al cuerpo, la sexualidad, la forma de vestir o a la edad.

Las conductas no verbales con connotación sexual o lasciva, tales como exhibición de genitales, masturbación, actos que involucren contacto corporal, tocamientos, roces intencionales u opresión de genitales contra el cuerpo.

Invitaciones, insinuaciones, solicitudes o proposiciones para actos lascivos o con connotación sexual; y la captación de imágenes, videos o cualquier registro audiovisual del cuerpo o de alguna parte de él, con connotación sexual o lasciva.

Abundó que de acuerdo con estudios en Puebla se sabe que una de cada dos mujeres es agredida en la capital, y siete de cada diez no considera que sea un delito esa agresión. Con la modificación al Coremun, los policías tienen la obligación de detener a los acosadores, y las mujeres el derecho de acudir, con un testigo, ante el juez calificador para levantar la denuncia.

Durante la sesión y exposición de motivos, la regidora María de los Ángeles Ronquillo Blanco, integrantes de la Comisión de Asuntos Indígenas, hizo público su caso y reveló que ella fue víctima de abuso sexual a los 21 años de edad, y que por fortuna no quedó embarazada.

Destacó la importancia de este tipo de sanciones que permitan contrarrestar conductas que previenen casos de acoso callejero, violencia sexual y otro tipo de ataques que, en su mayoría afecta a las mujeres.