Corte descarta contradicción sobre sanciones en leyes financieras

El pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concluyó que no existe contradicción entre las leyes General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito y la del Mercado de...

El pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concluyó que no existe contradicción entre las leyes General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito y la del Mercado de Valores, en cuanto fechas de caducidad e imposición de sanciones.

Durante su sesión de este jueves, el pleno de la Corte determinó lo anterior al resolver la contradicción de tesis 360/2017, que planteaba la supuesta controversia entre artículos de ambas leyes en temas de plazos.

Los ministros consideraron que en los expedientes se analizaron normas diversas, en uno de los casos de manera previa a la existencia del plazo general de cinco años que contiene uno de los ordenamientos.

También la Corte resolvió la consulta a trámite 5/2018 que planteó el ministro presidente Luis María Aguilar, respecto a una sentencia de la Segunda Sala relativa al Artículo 9 de la Ley de Expropiación y el alcance de la figura de “propietario afectado”.

Esto para el efecto de ejercer la acción de reversión y defensa del patrimonio expropiado, que en ese caso conforman ingenios azucareros, así como la afectación en patrimonio y finanzas públicas de la Federación que acarrearía la acción de reversión.

El artículo en cuestión establece que si los bienes expropiados no se destinaron al fin que dio causa a la expropiación en un plazo de cinco años el afectado podrá solicitar a la autoridad de la revisión total o parcial.

En el amparo 4/2017 se determinó que no se cumplían las condiciones que la acción real de reversión requiere y se negó la protección a los ingenios azucareros promoventes. Con la aclaración de sentencia no se alteró la substancia de lo decidido en el juicio de amparo directo correspondiente.

Ante ello, el quejoso promovió la revisión de la sentencia dictada por la Segunda Sala, misma que el pleno desechó por improcedente al considerar que el sistema constitucional mexicano dispone que las resoluciones de la SCJN, dictadas tanto en pleno como en salas, son definitivas e inatacables.

Además, la SCJN sólo está facultada para revisar las sentencias de amparo directo pronunciadas por los Tribunales Colegiados de Circuito, sin que sea posible que revise las propias.