Policía venezolana impide marcha de médicos y enfermeras al centro del p

Una marcha de médicos y enfermeras que intentaba llegar a la casa del Gobierno venezolano para exigir mejores salarios fue impedida hoy por elementos de seguridad en Caracas.Los gremios se reunieron...

Una marcha de médicos y enfermeras que intentaba llegar a la casa del Gobierno venezolano para exigir mejores salarios fue impedida hoy por elementos de seguridad en Caracas.

Los gremios se reunieron para salir del hospital infantil J.M. De Los Ríos y tomar una ruta directa hacia la casa de Gobierno de Miraflores, a unas 12 cuadras, pero pelotones de la policía y soldados tomaron las calles adyacentes para impedir el paso.

El muro de seguridad evitó que la manifestación avanzara, pero el viceministro de Hospitales, Armando Marín, se presentó en el lugar de la protesta y dijo que la marcha no podía ir al centro del poder.

Marín se negó a recibir un manifiesto de los gremios con propuestas para acabar con la protesta del sector que comenzó hace 54 días, con una huelga de enfermeras.

El dirigente sindical Pablo Zambrano señaló que los salarios en el sector son de "miseria", pues la mayoría tiene un ingreso mensual de tres millones de bolívares, poco más de medio dólar al cambio en el mercado negro.

Las enfermetas iniciaron la protesta reclamando que su sueldo es alrededor de tres millones de bolívares, que es el salario salario mínimo nacional, sin incluir un bono de alimentación de dos millones.

En medio de la espiral hiperinflacionaria, tres millones de bolívares no ancalzan para un kilo de pollo, ni un paquete de huevos de 30 unidades.

Zambrano dijo que la aspiración del sector por lo menos 200 salarios mínimos que llevaría el ingreso a 600 millones de bolívares (unos 120 dólares del mercado negro), que es el costo de la canasta básica.

La protesta se agudizó a pocos días de que el presidente Nicolás Maduro ponga en marcha desde el 20 de agosto un programa de ajustes económicos que incluirá elevar el precio de la gasolina casi regalada a un precio internacional de cerca de un dólar por litro, según dijo, y la eliminación de cinco ceros a la moneda nacional para poner a circular nuevos billetes.

Desde temprano cientos de policías con equipos antimotines se desplegaron en las calles vecinas al hospital J.M. De los Ríos con intención de detener la manifestación.

La marcha fue convocada en el día número 54 de la huelga iniciada por las enfermeras para exigir un aumento considerable de salarios, a la cual se sumaron otros trabajadores de la salud.

Médicos con sus batas blancas y enfermeras de otros hospitales públicos llegaron al lugar de la concentración, solo para enfrentar la actitud inflexible de los uniformados, a quienes arengaron sobre la situación deplorables de los hospitales que los afecta a ellos también.

Zambrano dijo que recientemente se reunieron con el ministro de Salud, Carlos Alvarado, quien alegó que no tenía autoridad para negociar un aumento salarial como el exigido.

"Nosotros no buscamos el poder, solo buscamos soluciones. Si el ministro dice que no tiene autoridad, nosotros vamos a ir a hablar con quien la tiene. Necesitamos soluciones porque vamos a seguir en la calle", señaló.

Indicó que la protesta no es solo por mejores salarios sino que busca enfrentar la crisis que sufren los hospitales públicos con escasa dotación de insumos médicos para los pacientes.

El médico Carlos Prosperi, del hospital Vargas, señaló que el suministro de los hospitales tiene un déficit de más de 90 por ciento y que la protesta busca un salario digno para poder enfrentar la inflación, que podrían llegar este año a un millón por ciento.

"Nos mantendremos en la calle hasta que haya un cambio en el sistema de salud. Nuestro salario no alcanza ni para comprar un cartón de huevos. Pedimos salarios dignos y que se doten los hospitales", indicó.