Durante las primeras horas del pasado 14 de agosto, fuerzas federales detuvieron en Mazatlán, Sinaloa, y Mexicali, Baja California, a dos presuntos integrantes de una organización criminal internacional.

Esta acción la encabezaron personal de la Secretaría de la Defensa Nacional en coordinación con elementos de la Secretaría de Marina (Semar), así como de la División de Inteligencia de la Policía Federal y la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República.

La Armada de México informó que como resultado del cateo en un inmueble ubicado en la Isla de la Piedra, Mazatlán, Sinaloa, se logró la detención de Hugo Alberto "N".

Este hombre tenía en su poder 300 gramos de metanfetamina, 100 dosis de la misma droga, una báscula digital de precisión, cuatro vehículos, una cuatrimoto y ocho celulares, indicios que se aseguraron, al igual que el inmueble.

Adicionalmente fueron cateados dos inmuebles más en la misma isla y uno en la colonia Gabriel Leyva, en la misma ciudad, sin encontrar indicios delictivos en ellos, de los cuales sólo uno en Isla de la Piedra quedará asegurado al no encontrarse alguna persona para notificar el motivo de la diligencia.

En otro cateo a un inmueble del fraccionamiento Unidad Montealbán de Mexicali, Baja California, fue detenido Jesús Alberto "N".

La Secretaría de Marina señaló que en adición, se cateó otro inmueble en la calle Segunda S/N de la misma ciudad, por lo que quedaron asegurados ambos inmuebles, así como 17 vehículos y una lancha.

Las autoridades precisaron que lo asegurado será puesto a disposición de los agentes del Ministerio Público de la Federación en las respectivas ciudades. Ambos detenidos fueron trasladados a la ciudad de Culiacán, Sinaloa, para ser presentados ante un juez federal que los requiere mediante una orden de aprehensión por el probable delito de delincuencia organizada.

Los detenidos no se encuentran considerados dentro de los 122 objetivos prioritarios del gobierno federal; sin embargo, son probables integrantes de una organización criminal internacional con presencia en el estado de Sinaloa y ramificaciones en países como Colombia, Ecuador, Guatemala y Costa Rica.

La banda hacía llegar droga vía marítima hasta las costas de Sinaloa, para después continuar vía terrestre y/o aérea hacia  Estados Unidos.

La Semar destacó que similares acciones están siendo replicadas en la misma fecha por autoridades de mencionados países, contra otros presuntos integrantes de dicha red internacional de tráfico de cocaína.

"La detención de Jesús Alberto "N" y Hugo Alberto "N" impacta de manera significativa la estructura internacional del grupo delictivo que lideraban, así como a la organización delincuencial a la cual abastecían de estupefacientes", detallaron las autoridades militares y federales.

Se informó que estas acciones permiten que el gobierno de la República reafirme la decisión de seguir contribuyendo a fortalecer el clima de paz, orden y seguridad que merece la sociedad mexicana.