Campeche es una región costera con tradiciones mayas, las cuales se reflejan en la cultura y, muy especialmente, en la gastronomía, que deleita a los comensales con un sello distintivo del México ancestral.

De acuerdo con un comunicado, en esta zona del sureste del país se pueden encontrar variedades de mariscos, carnes, verduras y frutas exóticas que sirven para preparar los platillos de la región, los cuales ofrecen una combinación de sabores y técnicas que van desde los platos mayas tierra adentro, hasta la fusión de ingredientes locales y ultramarinos.

El menú campechano cuenta con platillos característicos como los panuchos, camarones al coco, pámpano en salsa verde, pulpo en su tinta, cochinita de Hecelchakán, y por supuesto el tan afamado pan de cazón.

Además de la influencia maya, la cocina de Campeche también tiene sabores traídos por los europeos, de los esclavos de raza negra, de los nativos y de varias culturas que han convivido en esta zona, como la comunidad libanesa, las colonias coreanas que se asentaron en la entidad y hasta los piratas que llegaron al puerto en el siglo XVII.

Tal es la variedad de la cocina campechana que se han definido diferentes regiones gastronómicas como la costa de Carmen y Champotón, el Camino Real, Los Chenes, la región de los Ríos con Palizada y Candelaria y la región de la Selva en Calakmul.

En el libro "Ulises Criollo", del escritor José Vasconcelos, dice que Campeche goza de manera justa de ser de las mejores cocinas de México, y es que entre sus calles se pueden encontrar representativos y premiados restaurantes como La Pigua.

Ricardo Muñoz Zurita, un chef preocupado y ocupado en la investigación, preservación y difusión de las cocinas de esta región, indicó que en Campeche hay una gran riqueza culinaria que no ha sido explotada, porque sus habitantes no le han dado valor a su cocina al considerarla cotidiana.