A fin de prevenir y evitar accidentes, el Gobierno de la Ciudad de México destinará un presupuesto de 25 millones de pesos para la sustitución de tanques estacionarios y cilindros de gas que se encuentren en mal estado, principalmente en zonas habitacionales y de alta vulnerabilidad.

En colaboración con 13 empresas, principales distribuidoras, el gobierno capitalino anunció que sacará de operación aproximadamente 600 mil cilindros en mal estado para disminuir y evitar riesgos de quienes consumen este hidrocarburo y que bajo la supervisión de la Secretaría de Energía serán llevados a Centros de Destrucción particulares, ubicados en su mayoría en el Estado de México.

Durante la firma de convenio entre el gobierno capitalino y la Central de Fugas A.C., el jefe de Gobierno, José Ramón Amieva Gálvez, expuso que 20 millones de pesos se enfocarán a la sustitución de tanques estacionarios para privilegiar unidades habitacionales.

Asimismo, indicó que la sustitución incluirá cinco millones a cilindros de gas en zonas de alta vulnerabilidad, ya que en 70 por ciento de los casos de emergencia por tanques en mal estado se argumenta inexistencia de recursos para cambiarlos.

“Vamos a acercar la asesoría, vigilancia y recursos a las familias para renovar sus tanques y cilindros”, expuso.

Detalló que se continuará bajo el esquema de involucramiento de autoridades e iniciativa privada, para lograr que la actividad económica necesaria se realice de manera segura.

La asignación de recursos forma parte de los tres ejes que también contempla el trabajo conjunto con instancias de representación en distribución y venta, la colaboración con la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para la supervisión de tanques y pipas, así como el envío de oficios a las unidades de Protección Civil de las 16 jefaturas delegacionales para verificar las óptimas condiciones.

Explicó que el convenio que se firmó es parte de una alianza con instancias relacionadas con la distribución de gas, para que el energético no se comercialice de manera ilícita. Asimismo, exhortó a la población a no solicitar los servicios con empresas que no estén autorizadas y verificar que quienes lo distribuyan cuenten con certificación de calidad.

El jefe de Gobierno recordó que la Secretaría de Protección Civil y al Heroico Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México atienden mil incidentes al mes relacionados con fugas de gas, la mayoría derivadas de tanques que han cumplido su vida útil o por instalaciones inadecuadas, situación que exige reforzar esquemas de prevención y revisión.

En el evento se informó que 76 por ciento de los hogares en México consumen Gas LP y que la Central de Fugas cuenta con nueve camionetas para atender emergencias durante las 24 horas.

La primer oficial del Heroico Cuerpo de Bomberos, Olga Peña Medina, pidió a la población revisar que el fondo del tanque no esté oxidado; verificar las soldaduras y que no tengan más de 10 años de servicio; colocarlos en lugares con pisos nivelados, ventilados y con un techo; así como evitar que los niños jueguen cerca de éstos.

Por último, se pidió a la ciudadanía que en caso de detectar recipientes en mal estado llamen a la Central de Fugas a los teléfonos 53532512 o al 56832222 de Protección Civil capitalina.