Seguros Monterrey New York Life (SMNYL) destinará 275 mil dólares para el programa “Niños en duelo”, en el que en alianza con Save the Children apoyará la atención a niños mexicanos que perdieron a uno de sus padres.

La presidenta de la Fundación New York Life, Heather Nesle, precisó que este programa piloto que empezó en México hace nueve meses, durará tres años y busca alcanzar buenos resultados como en Estados Unidos, donde uno de cada 15 niños sufre la pérdida de un padre o hermano.

“Para este programa es un compromiso de tres años por 275 mil dólares”, dijo en conferencia de prensa, donde se destacó que en en el país hay casi dos millones de niños en situación de orfandad.

Refirió que la Fundación cada año dedica la mayoría de sus fondos a programas que ayudan a niños en las áreas de mejora educativa y pérdidas de seres queridos o tutores en la infancia.

El director de Mercadotecnia en SMNYL, Mónica Contreras, precisó que en los nueves años de este programa piloto, 22 centros de desarrollo infantil cuentan con personal capacitado para llevar a cabo talleres para el desarrollo de técnicas de resiliencia, se completaron casi 600 sesiones y se atendieron a más de mil 100 niños y niñas.

La directora general de Save de Children México, María Josefina Menéndez Carbajal, comentó que dicha alianza permite brindar una mayor atención a niños que perdieron a un padre, pues de no recibir atención podrían enfrentar serios problemas de depresión, estrés, ansiedad, adicciones, entre otros.

Precisó que este programa piloto se aplica en centros de la Ciudad de México y zona metropolitana (en entornos más vulnerables y de violencia), en donde de forma gratuita se puede acceder a talleres en donde se les ayuda a los niños en luto a manejar sus emociones.

Lamentó que en el sistema educativo nacional no exista ningún tipo de apoyo para los niños que enfrentan la pérdida de su madre o padre, lo cual debe ser un elemento a incluirse.

Refirió que la reforma educativa incluyó un modificación a nivel curricular en educación básica, que significa que todas las escuelas públicas deben incluir el desarrollo de habilidades socio-emocionales como criterio básico del aprendizaje, lo cual es un avance importante.

Agregó que experiencias como este proyecto piloto abren la puerta para influir en el sistema educativo para demostrar que se puede hacer masivo si se encuentran los mecanismos que generen las condiciones de atención a estos niños.