Asesinan en Amazonía brasileña a líder indígena enfrentado con madereros

Jorginho Guajajara, líder de la etnia indígena Guajajara, fue asesinado la semana pasada en una reserva de la Amazonía brasileña situada en el estado de Marañao, dijeron hoy organizaciones no...

Jorginho Guajajara, líder de la etnia indígena Guajajara, fue asesinado la semana pasada en una reserva de la Amazonía brasileña situada en el estado de Marañao, dijeron hoy organizaciones no gubernamentales que sospechan que madereros ilegales están detrás del crimen.

El cuerpo de Jorginho Guajajara fue hallado el pasado domingo 12 junto a un arroyo en una carretera que bordeaba la reserva indígena Arariboia, atribuida a los Guajajara y víctima frecuente de la incursión de madereros ilegales.

Jorginho, que era cacique de su aldea, se encontraba al parecer en una ciudad próxima en la que, según relatos de miembros de su comunidad, los no indígenas deben estar en sus casas como máximo a las diez horas de la noche, so pena de ser atacados por mafias madereras.

Su cuerpo, según relatos a la ONG Survival Internacional, mostraba signos de gran violencia en el cuello de la víctima, lo que hace pensar que se trataría de un asesinato cometido por madereros.

Opuesto al expolio maderero y natural de la reserva, situada en una zona del extremo noreste de la Amazonía, Jorginho formaba parte de un grupo indígena que en los últimos años destacó en Brasil e internacionalmente por combatir por cuenta propia la entrada de madereros.

Así, camiones destinados a transportar troncos de árboles centenarios y motosierras eran comúnmente incendiados por los Guajajara dentro de su reserva, mientras los madereros eran maniatados y entregados a las autoridades.

Esta actividad provocó que, según cálculos de los propios indígenas Guajajara, cerca de 80 miembros de la comunidad hayan sido asesinados desde el año 2000.

Con 57 homicidios en 2017, Brasil es desde hace varios años el país del planeta donde más ecologistas, indígenas y defensores de campesinos sin tierra mueren de forma violenta, según la organización no gubernamental británica Global Witness.

Aunque la lucha por la tierra se extiende por todo Brasil, la Amazonía es la región que contribuye más que ninguna otra a que el gigante sudamericano lidere año tras año esta triste lista.

Brasil es un país donde expertos estiman que son millones las hectáreas de tierra pública apropiada ilícitamente por grandes empresas e influyentes rancheros con el objetivo de producir soya o pasto para ganado.