Al menos tres franceses murieron la víspera en Génova, Italia, por el colapso de un tramo del puente que atravesaba la ciudad, reportó hoy el ministerio francés de Asuntos Extranjeros, quienes se encuentran en el total provisional de 37 muertos.

El ministerio “confirma con tristeza la presencia de tres ciudadanos franceses entre las víctimas de la catástrofe de Génova. Enviamos a sus familias todas nuestras condolencias”, indicó un comunicado difundido este miércoles por la cancillería francesa.

Añadió que el gobierno francés “permanece en contacto con las autoridades italianas para determinar la eventual presencia de otros franceses entre las víctimas”.

La prensa local adelantó esta mañana, citando a medios italianos, el fallecimiento de los tres ciudadanos franceses que tenían edades entre los 20 y los 22 años.

La víspera el presidente francés Emmanuel Macron ofreció la ayuda de Francia a Italia tras el colapso de un viaducto en Génova, al norte del país transalpino, de donde cayeron varios automóviles desde una altura de 45 metros.

Los últimos datos provenientes de la ciudad italiana, donde han laborado toda la noche equipos de rescate, informan de 37 muertos, cinco de los cuales se encuentran sin haber sido identificados, 16 heridos y de cuatro a 12 los desaparecidos.

"En el momento del derrumbe transitaban unos 30 o 35 vehículos y tres medio pesados", dijo el jefe de Protección Civil, Angelo Borrelli, citado por la agencia ANSA, la cual señaló que varios automoviles, por las maletas que transportaban, correspondían a vacacionistas italianos o de otra nacionalidad.

Además, en total 440 personas que habitan los edificios de departamentos construidos debajo del extenso viaducto debieron dejar sus departamentos por temor a desmoronamientos. La Protección Civil italiana debió evacuar 11 edificios y el monitoreo es constante.

A su vez el viceministro de Infraestructuras, Edoardo Rixi, adelantó que "todo el puente Morandi será demolido con graves repercusiones en el tráfico y problemas para los ciudadanos y las empresas".

Los genoveses tienen doble luto, por las víctimas y por el puente, todo un símbolo para la región, el cual todos sus habitantes cruzaban para llegar al aeropuerto o de regreso a casa.

Este miércoles son esperados en Génova el ministro de Trabajo, Luigi Di Maio, y el ministro del Interior, Matteo Salvini.