El delegado de la Procuraduría General de la República (PGR) en Baja California, Victorino Porcayo Domínguez, reconoció que existe la demanda ciudadana de cambios y ajustes al Código Penal Federal.

Invitado como ponente a la reunión del Colegio de Abogados de Tijuana para exponer sobre el tema de este código nacional, consideró que en virtud de la demanda de la ciudadanía “este ajuste legal se puede hacer”.

Ante los abogados agremiados, señaló que los legisladores “no se encuentran cerrados a la ciudadanía; la PGR no tendría problema, sólo se aplicará la norma o la ley que estén dictando los legisladores”.

El funcionario federal recordó que el nuevo sistema penal acusatorio se implementó en Baja California desde hace dos años y medio, “y es evidente que se puedan encontrar errores, en que lo que no esté funcionando debe ser modificado”.

El responsable de la dependencia federal, anotó que “este sistema es benévolo, ya que pondera el respeto por los derechos humanos”, y añadió que a la fecha en la delegación se ha cambiado al 80 por ciento del personal para mejorar y evitar abusos de poder.

El presidente del Colegio de Abogados de Tijuana, Rafael Maurizio Cruzmanjarrez García, refirió la necesidad de una modificación al Código Penal Federal respecto de la portación de armas de fuego y otros delitos.

El dirigente de los abogados de este colegio consideró que el ordenamiento debe replantearse, entre otras cuestiones, que la portación y la posesión de arma sea considerada grave en materia penal, para que un sujeto que delinca sea detenido en flagrancia.

Aunque refirió la coordinación que debe existir entre la PGR y la Procuraduría General de Justicia del Estado, lo cual está establecido en convenios, “en lo operativo las fiscalías no pueden hacer bien su trabajo, al ser rebasadas por el CPF”.