Mostrar el México que se encuentra clavado en la costa chica de Oaxaca es la premisa de “La negrada”, película de Jorge Pérez Solano, quien sin tintes moralistas da cuenta de la relación que sostiene un hombre con dos mujeres, la discriminación racial de la comunidad afroamericana y la muerte como redención.

La cinta, basada en hechos reales pero llevada a la ficción, tendrá su estreno mundial a través de Amazon Prime, el próximo 1 octubre. Antes, está siendo exhibida en la Cineteca Nacional.

En entrevista con Notimex, Jorge Pérez Solano aseguró que esta película es relevante porque toca a poblaciones no vistas y reconocidas comúnmente por el cine. “Hice una revisión del cine mexicano y me percaté de que no hay ninguna película en las que aparezcan afroamericanos”, anotó.

Convencido de que solo los representantes de esta comunidad son quienes podrían contar su propia historia, el cineasta se dio a la labor de buscar posibles protagonistas, visitando las locaciones cada dos meses hasta conseguir los recursos para poder filmar.

“Esta comunidad no es visible, incluso ellos mismos dicen que pocos saben de su existencia, pese a que hay registro de más de un millón de personas. Pensé que era importante hacer esta película para explorar su realidad, esa en la que sigue existiendo la iniquidad de género, por ejemplo, que las mujeres en general cumplan el contrato de formar parejas monógamas, mientras que los hombres buscan tener otras parejas sexuales o sentimentales”, expresó Pérez Solano.

El realizador consideró que quizá a través de la historia de “Magdalena” y “Juanita”, dos mujeres unidas por el mundo espiritual y por “Neri”, el esposo de una de ellas, los espectadores reflexionen en torno a la importancia de convivir de una manera más equitativa entre hombres y mujeres.

“Yo crecí con un concepto en el que la familia es la base donde está parada la sociedad, por lo que respetar esta institución hace mejores ciudadanos, vecinos, amigos, etcétera. Sin embargo, en ningún momento de juzga a los personajes ni a las decisiones que toman”, mencionó.

Y así, Pérez Solano se convierte en un intruso que llega a esta zona para contar sus historias, con personajes propios del lugar que permiten recrear una atmósfera cercana a su realidad.

Respecto al planteamiento que hace, Pérez Solano indicó que trató de ser como un vecino. “Me gusta esta idea de que soy la persona que sale de la casa de lado, pone la cámara y comienza a platicar con ellos”.

“Cuando escribí el guión pensé que era muy fácil caer en ser ese turista que sale emocionado porque se la pasó muy bien, lo trataron de maravilla, comió delicioso, nadó en el mar y se va, pero a mí más bien me interesaba contar quien está ahí , quiénes se quedan ahí y cuál es su vida. Cómo viven, quién son en realidad”, agregó.

Aunque no fue fácil lograr reunir al "crew", porque muchos miembros de la comunidad no creían que podían hacer una película, todos los integrantes asumieron con responsabilidad y disciplina el trabajo que adquirieron: Contar sus propias travesías cotidianas.

“La experiencia con no actores es difícil pero muy gratificante, incluso puedo decirles que su percepción del cine cambió y que desean hacer otra historia, la cual ya estamos preparando”, dijo el creador.

Por su parte, Neri expresó su satisfacción por ser parte de esta película porque muestra que la costa chica está rica en historias y que los afroamericanos existen. “Me gusta pensar que con esto se darán cuenta de que existimos”, apuntó.

Pese a que en un principio tuvo miedo de decirle sí a Pérez Solano, el campesino de 52 años de edad aseguró sentirse muy satisfecho por mostrar las historias de su comunidad, que trata temas que se dan en todo México, pero en los pueblos se ve más porque todos se conocen.

“En la costa muchas veces se llevan la mujer y la amante, y no pasa nada, no se que vayan a pensar de nosotros pero creo que no solo pasa aquí sino en todos lados. Para mí fue mucha responsabilidad ser parte porque me daba la oportunidad de visibilizarnos”, comentó.

Tras mencionar que su esposa aún no ve la película, dijo que ella entenderá que su personaje (un hombre casado que tiene una amante) es parte de una película y no de la vida real.

“Creo que tuve mucha suerte porque no a cualquiera le ofrecen un protagónico. Me gustaría seguir trabajando en esto pero si no también tengo mi trabajo como campesino”, concluyó Neri.