Un hombre con antecedentes de violencia doméstica y quien tenía prohibido portar armas mató a tres de sus hijos e hirió a uno más antes de suicidarse en la ciudad de Clearlake, en el norte de California, reportaron hoy autoridades policiales.

La esposa del agresor huyó al verlo llegar de manera violenta y pidió ayuda de la policía, pero cuando regresó a la camioneta en donde estaban sus hijos encontró los resultados del crimen, del que sólo sobrevivió el hijo mayor, de cinco años de edad, con una herida en el pecho y quien fue reportado en condición estable.

El autor del ataque, identificado como Ricardo García López, tenía 39 años de edad y ya había sido arrestado en marzo y en mayo pasados, en un caso por violencia doméstica, y había sido registrado como agresor sexual.

La madre de los niños llamó al número de emergencias 911 poco después de la medianoche del domingo, para denunciar que García López estaba disparando un arma, dijo el lunes la policía de Clearlake.

Los agentes encontraron a García López muerto cerca de la entrada de la vivienda con un arma de fuego y una herida de bala al parecer autoinfligida, dijo la policía.

Los hijos de la pareja fueron encontrados dentro de una camioneta SUV estacionada en la casa; tres niños de nueve meses, dos y cuatro años, murieron por aparentes heridas de bala, y el de cinco años sobrevivió, precisó el sargento de policía Tim Hobbs en un comunicado.

García López había sido arrestado el 10 de marzo por un cargo de delito grave, por infligir lesiones corporales a su cónyuge, con quien no vivía, pero salió libre tras pagar una fianza de 10 mil dólares, de acuerdo con los registros de la Oficina del Sheriff del Condado de Lake y el Tribunal Superior del Condado de Lake.

El hombre se declaró culpable de agresión contra su pareja y fue sentenciado a tres años de libertad condicional, con prohibición de poseer armas de fuego, además que se le dictó orden de restricción para evitar que se acercara a la mujer, dijo la funcionaria Luanne Hayes.

García López volvió a ser detenido el 24 de mayo por una denuncia menor por agresión conyugal y liberado con una fianza de 25 mil dólares, dijo Hayes, y la policía emitió una orden de detención en su contra, por no presentarse a una audiencia programada en julio.

El sujeto también enfrentaba tres cargos por no registrarse como delincuente sexual, según los registros del sheriff de su arresto de mayo, aunque por el momento los detalles de esta situación no estaban disponibles, y al parecer corresponderían a otra jurisdicción, dijo el tribunal.