Autoridades guatemaltecas, apoyadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), renovaron su compromiso con la lactancia materna como la mejor opción para el desarrollo del bebé y la salud de la madre, durante la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

Bajo el lema "Lactancia Materna: Pilar de Vida", el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) conmemora en agosto la lactancia materna con actividades para promover, proteger y apoyar esta práctica con actividades a nivel nacional.

En Guatemala se impulsa la iniciativa "Amigos de la Lactancia Materna" que aglutina a centros de Salud, centros de Atención Permanente, centros de Atención Integral Materno Infantil y hospitales.

El Fondo de Naciones Unidas para la Niñez (Unicef) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) han certificado a 11 hospitales del MSPAS como "Amigos de la Lactancia Materna".

Según los especialistas, la leche que producen de forma natural las madres es un alimento completo, que cumple todos los requisitos de nutrientes y energía para que los pequeños crezcan de forma saludable durante su primer semestre vida.

A medida que el bebé crece, y siempre a partir de los seis meses, la leche materna sigue cubriendo al menos la mitad de sus necesidades nutricionales, y disminuye hasta un tercio durante el segundo año de vida.

La lactancia materna promueve el desarrollo sensorial y cognitivo del bebé al establecer un vínculo especial entre madre e hijo, y ofrece múltiples ventajas para el recién nacido, algunas de las cuales se prolongan hasta la edad adulta.

La toma continua de la leche de la madre aumenta el equilibrio psicológico y emocional del recién nacido. Además, las defensas del bebé aumentan gracias a que la leche materna es rica en anticuerpos que ayudan al sistema inmunológico del pequeño.