Guatemala, con una infraestructura turística y atractivas localidades como Antigua y Atitlán, busca convertirse en destino de bodas y lunas de miel, un mercado liderado en América Latina por México al cubrir a Estados Unidos, el principal emisor de este segmento del turismo.

México, seguido de República Dominicana, los dos con una industria turística desarrollada, "encabezan este segmento en la región latinoamericana y hay que competir con ellos", dijo a Notimex el subdirector del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), Juan Pablo Nieto.

Señaló que México "atrae un buen número de fiestas de bodas y viajes de luna de miel en todas las temporadas del año y está muy avanzado en este producto turístico".

La Asociación Internacional de Profesionales en Bodas de Destino (IADWP, por sus siglas en inglés), que certificó en Guatemala a los planificadores y agentes de viajes especializados en bodas y lunas de miel de parejas provenientes de Estados Unidos y Canadá, destacó que este segmento es "una industria multimillonaria".

Según estimaciones del IADWP, de un informe citado por el Inguat, cada año se celebran a nivel mundial unos 40 millones de bodas, y el número de estos eventos planificados hacia el extranjero es una tendencia creciente en los últimos 12 años.

Las parejas buscan "experiencias únicas de bodas, personalizadas e inolvidables para ellos y sus invitados", y con ese propósito organizan sus enlaces y viajes de luna de miel en sitios turísticos atractivos en el extranjero, consideró la entidad internacional.

Precisó que en América Latina, México es el primer receptor de bodas de parejas estadunidenses, debido a que fue sede en un año de 66 mil de estos eventos, de los cuales 58 mil fueron de novios y familiares provenientes de Estados Unidos y Canadá.

Datos de esta industria para la región latinoamericana, que reflejan su crecimiento, establecen que el número promedio de invitados a las bodas es de 44 personas, quienes utilizan 22 cuartos por unas cuatro noches.

Además de los gastos de cada huésped, la pareja y su familia gastan un total de entre 17 mil y 20 mil dólares para el evento, decoración, música, tours, entre otros rubros de la fiesta.

Los orígenes de parejas que realizan bodas de destino internacionales en América Latina y el Caribe son Estados Unidos con 75 por ciento, Canadá con 13 por ciento y otros países con 12 por ciento.

El subdirector general del Inguat informó que entre las acciones para impulsar este segmento turístico, fue realizada la segunda edición de "Guatemala Romántica", en la que IADWP certificó el viernes pasado a empresas locales proveedoras de servicios para bodas de destino para extranjeros en este país.

Nieto dijo que el Inguat y las empresas del sector turismo, en una alianza estratégica, se esfuerzan por desarrollar a Guatemala como destino atractivo para las bodas y lunas de miel, centrados en Estados Unidos y Canadá, el principal mercado emisor de estos eventos en el continente.

El Inguat proyecta más de 400 eventos de bodas de extranjeros para este año, que generarán un ingreso de unos 11 millones de dólares, en una derrama que incluye transporte, hoteles, restaurantes, entre los principales rubros, indicó.

En tanto que el país ofrece destinos "ideales" y "de gran potencial" para este segmento, como la colonial ciudad de Antigua Guatemala, el Lago de Atitlán y las poblaciones indígenas que lo rodean, el sitio arqueológico de Tikal, y sitios en el Caribe y Pacífico.

Señaló que los proveedores certificados guatemaltecos abarcan aspectos como la organización de bodas en monumentos culturales y paisajes naturales, servicio de banquetes, fotografía, decoración, arreglos florales, músicos, maquilladoras y estilistas, entre otros servicios.