Tras más de dos décadas de negociaciones, los presidentes de Rusia, Irán, Kazajistán, Azerbaiyán y Turkmenistán firmaron hoy un histórico acuerdo para definir el estatus jurídico del mar Caspio, poniendo fin a las disputas que surgieron tras la desintegración de la Unión Soviética en 1991.

El acuerdo, suscrito en la V Cumbre del Caspio en la ciudad kazaja de Aktau, preserva la mayor parte del mar Caspio como zona compartida, pero divide entre los cinco países los fondos marinos y los recursos submarinos, según el Kremlin.

Este convenio deberá ayudar a calmar las tensiones que existen en la región, en la que se encuentran grandes yacimientos de hidrocarburos, estimados en casi 50 mil millones de barriles de petróleo y cerca de 300 mil millones metros cúbicos de gas natural.

El pacto regirá la delimitación de las aguas territoriales y el uso conjunto del mar por los cinco países, con actividades como la navegación marítima, la pesca, las investigaciones científicas o la instalación de tuberías y otros proyectos a gran escala, que tendrán que llevarse a cabo respetando el medioambiente.

Conforme al documento, los cinco Estados se comprometen a respetar la soberanía nacional, la integridad territorial, la independencia y la igualdad de sus vecinos marítimos, además abstenerse de usar la fuerza y no entrometerse en los asuntos internos de los demás.

Las cinco naciones que bordean el Caspio alcanzaron el convenio sobre el estatus de ese mar, en pleno vacío jurídico desde la disolución de la Unión Soviética, a la que pertenecían todos los Estados salvo Irán, con el que existía un acuerdo, caduco en la actualidad.

El acuerdo, bautizado por los expertos como la “Constitución” del Caspio, fue firmado por los presidentes de Ilham Aliev de Azerbaiyán, Hasán Rohaní de Irán, Nursultán Nazarbayev de Kazajistán, Vladimir Putin de Rusia y Gurbanguli Berdimujamedov de Turkmenistán, reportó la agencia rusa de noticias Sputnik.

La cumbre de este domingo en Aktau es la quinta, pues la primera tuvo lugar en 2002 en Turkmenistán, la segunda en 2007 en Irán, la tercera en 2010 en Azerbaiyán y la cuarta en 2014 en Rusia, mientras más de 50 reuniones ministeriales y técnicas se celebraron desde la desintegración de la Unión Soviética.

Los cinco países trabajaron sobre un documento que definiera el estatus jurídico del mar Caspio desde 1996 y el texto de la Convención fue aprobado a principios de diciembre pasado en Moscú durante una reunión ministerial.

El acuerdo “extenderá las posibilidades de cooperación” entre los cinco países a orillas del mar Caspio, aunque algunos podrían salir con más ventajas que otros, según Ilham Shaban, presidente del grupo de reflexión Caspian Barrel.

En el marco de la Cumbre del Caspio, los mandatarios de Rusia e Irán mantuvieron una reunión para abordar la cooperación de sus países en la lucha contra el terrorismo en Siria, donde la guerra ha dejado más de medio millón de muertos desde marzo de 2011.