En un lapso de cuatro meses se han registrado tres ataques masivos con armas de fuego en Canadá, que dejaron un saldo de 16 muertos y cerca de 30 heridos.

Los dos primeros fueron en Toronto, uno con una camioneta en donde un joven fue atropellando gente en el norte de la ciudad y el otro hace dos semanas donde otro joven con problemas mentales disparó contra la gente en varios restaurantes y después se quitó la vida.

En el ataque de hoy en la provincia atlántica New Brunswick resultaron muertos dos policías, dos civiles y un número indeterminado de heridos.

En el reciente reporte de la policía de Frederiction se informó que el atacante es un hombre de 48 años de edad, residente de esta ciudad capital y quien resultó herido tras su enfrentamiento con la policía, por lo que está internado en un hospital y bajo custodia.

A las 07:10 de la mañana de este viernes dos oficiales de la policía de Frederiction atendieron un llamado de emergencia en un edificio de departamentos. Al llegar encontraron dos personas muertas y al acercarse fueron abatidos fatalmente por el atacante.

Los oficiales que perdieron la vida fueron Lawrence Robb Costello, de 45 años con 20 años de experiencia en el cuerpo policiaco y padre de cuatro niños, y Sarah May Burns, de 43 años, con dos años como policía y dos años más de auxiliar. Burns estaba casada y tenía tres hijos.

Al respecto, el primer ministro Justin Trudeau resaltó la labor inquebrantable de estos oficiales de policía que cumplieron con su deber y no dudaron en acudir al lugar para salvar vidas.

En un comunicado estableció que el gobierno federal está monitoreando la situación muy de cerca y está listo para asistir en la forma que sea posible.

“La gente de Fredericton es valiente, fuerte y resistente. Los canadienses están con ustedes durante este momento difícil", escribió Trudeau, quien esta noche acudirá al barrio griego en Toronto en donde se registró el 22 de julio otro ataque masivo, en donde murieron una joven de 17 años y una niña de10.

De las otras dos víctimas fatales del ataque de hoy la policía sólo dijo que se trata de un hombre y una mujer, ambos adultos.

John Tory, alcalde de Toronto, ciudad que ha sufrido dos ataques masivos en tres meses, manifestó el lamentable tiroteo de esta mañana en New Brunswick y reiteró su petición al gobierno federal para prohibir la venta de armas en su demarcación.

Sin embargo, el nuevo gobernador conservador de Ontario, Doug Ford, dijo que no aprueba la moción, porque eso afectaría a las personas “responsables que poseen un arma”.

La provincia de New Brunswick, en la costa atlántica de Canadá, se caracteriza por su tranquilidad.

En 2016 se registraron solo 11 homicidios. Aunque en junio de 2014 en la ciudad de Moncton un joven de 24 años, Justin Bourque, disparó contra cinco oficiales de la Real Policía Montada de Canadá matando a tres de ellos e hiriendo a los otros dos.