El sector agropecuario es un gran generador de divisas para el país

A pesar de los efectos negativos que genera la volatilidad de los productos agropecuarios, el sector agropecuario tiene importancia como generador de divisas para el país, afirmó el director General...

A pesar de los efectos negativos que genera la volatilidad de los productos agropecuarios, el sector agropecuario tiene importancia como generador de divisas para el país, afirmó el director General Adjunto de Inteligencia Sectorial de Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), Ángel O'Dogherty.

En el marco de la Convención AMSAC 2018, explicó que una muestra de este potencial es que se ha dado un importante crecimiento en las exportaciones, al grado que se ha revertido el déficit de dos mil millones de dólares que se tenía en la balanza agroalimentaria en 2011 a un superávit de tres mil 500 millones en 2017.

Dicha situación superavitaria inició a partir de 2015 y resulta ser la primera que se da desde que se estableció el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Como resultado de ello, se está generando en el sector agropecuario divisas para el país, con una tendencia fuerte, superando lo que generan otros sectores como el petrolero y el de turismo.

De hecho, aseguró que el sector agropecuario genera más divisas que las remesas que envían los migrantes que se encuentran en Estados Unidos; “somos el tres por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)”.

En ese sentido, detalló que 80 por ciento del comercio exterior de México se concentra en Estados Unidos y del cual el 79.5 por ciento corresponde a productos agropecuarios, ya que después del TLCAN se dio un crecimiento exponencial de dicho sector.

Como referencia explicó que dicho crecimiento hizo que se pasara, de un ingreso por comercio de productos agroalimentarios, de 3.5 mil millones de dólares cuando se firmó el TLCAN a 25 mil millones de dólares en el año 2017.

Es por ello que ante el posible riesgo de que se deshaga el TLCAN, lo más probable es que “al sector agropecuario no le afecte casi nada”, subrayó O'Dogherty.

Esto se debe a que hoy, gran parte de los productos de frutas y hortalizas que Estados Unidos importa provienen de México, al grado de que de cada 10 mangos que comen los estadunidenses ocho son mexicanos.

Por ello consideró que si llegará a desaparece el TLCAN y se imponen aranceles a productos como el mango, el aguacate o el pepino, “pues resulta que quien terminará pagando los aranceles por introducir estos productos serán los mismos estadunidenses”.

Además, si no se llegara a firmar nuevamente el TLCAN, seguiríamos exportando de igual forma a Estados Unidos, debido a que prácticamente el 80 por ciento de lo que México exporta hoy a Estados Unidos libre de arancel por el TLCAN, seguirían entrando libre de aranceles a Estados Unidos”, reveló.

No obstante, precisó que habría que revisar caso por caso, ya que a veces muchos insumos para la producción de productos mexicanos son de importación como las semillas, las plántulas y el germoplasma, además de que se deben sumar factores como la transportación.