El presidente nacional del PRD, Manuel Granados Covarrubias, llamó a sus simpatizantes y afiliados a ser vigilantes del modelo político de la administración del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, debido a que no habrá contrapeso electoral y se perderá el equilibrio de poder.

"Hoy más que nunca debemos ser vigilantes del modelo político de este país, hoy no hay contrapesos, el resultado electoral fue contundente, hoy no hay contrapesos ni equilibrios de poder, hoy no va a haber un Congreso que se oponga, hoy no va a haber un Ejecutivo que se oponga, hoy no va a ver un partido mayoritario que se oponga, por tanto no va haber equilibrio de poder", indicó.

Durante la inauguración del foro-taller "Democracia, Participación Política y Derechos Humanos" que organiza el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el dirigente afirmó que la lucha en este país siempre ha sido entre el centralismo y el federalismo, el de la concentración del poder para una sola persona, y la distribución del poder en varias personas.

"Nuestro país ha sido históricamente una lucha sangrienta y cruel por definir si somos centralistas y federalistas, hoy volvemos a abrir esa etapa histórica de discusión. Debemos estar muy atentos para no permitir que el centralismo vuelva a dominar", apuntó.

En ese sentido, explicó que es preciso fortalecer al federalismo, a los estados, y a los municipios, para que la toma de decisiones sea respetada por cada una de las entidades.

De lo contrario, dijo, "será por ahí donde se empiece a sistematizar otra vez la violación a los derechos humanos y me refiero a aquellos que tienen los pueblos y comunidades, los obreros, y campesinos".

Agregó que los niveles de violencia en el país apunta hacia las mujeres, donde los feminicidios cada día avanzan más, y para evitar que continúe "tenemos que estar muy atentos para no permitir que esta tentación del bono democrático de 30 millones de mexicanos que votaron por una opción, vaya a ser de pronto el paraguas que legitime un cambio de régimen o que legitime un esquema de rompimiento del federalismo".

Lo anterior, señaló, ante una tentación de la centralización y concentración del poder en una sola persona, "desde ahí tenemos que ponernos nosotros a trabajar, a apuntar, pero sobre todo a proponer el México del futuro que queremos".

A ello, agregó que el partido debe aprender de las recientes elecciones, y por lo tanto, tiene la oportunidad de convertirse nuevamente en el partido de izquierda, luego de que, dijo, Morena ha demostrado tener una mayor tendencia de centro-izquierda.

En ese sentido, hizo ver la necesidad de regresar a los orígenes del PRD y trabajar en lo que siempre ha defendido, entre ello, los derechos humanos.