Las Sociedades Financieras Comunitarias (Sofincos), y Cooperativas de Ahorro y Préstamo (Socaps) son una opción real y benéfica para los habitantes del sector rural, quienes pueden obtener préstamos y mejorar su calidad de vida, aseguró Isabel Cruz Hernández.

La directora general de Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social (AMUCSS) destacó que "una persona que gana 60 o 70 pesos diarios, normalmente pide dos mil o tres mil pesos en estas sofincos, y se les dan y pagan".

En conferencia, agregó que este año se tuvieron cuatro mil 200 créditos para vivienda de indígenas, 30 por ciento jefas de familias, que tuvieron promedio de crédito entre 12 mil y 13 mil pesos, combinado con subsidio de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi).

Las personas están pagando y se tiene un alto nivel de recuperación, destacó Cruz Hernández, quien sostuvo que ello refleja que "la gente pobre, que gana poco, puede tener acceso a pequeños préstamos, obviamente ningún banco va a dar 12 mil pesos" y los interés varían.

En caso de vivienda los intereses pueden ser de 1.5 por ciento y de créditos al consumo pueden llegar a ser de tres por ciento mensual, pero varía según la institución y los años que tenga de madurez, entre más años tengan (las Sofincos) pueden llegar a tener tasas más bajas, añadió.

En tanto, Martín Zuvire de la Red Oaxaca Sociedad Financiera Comunitaria, indicó que las zonas donde trabajan las Sofincos son rurales e indígenas, donde generalmente el crédito es informal y las tasas que se llegan a cobrar son de 10, 20 y hasta 30 por ciento mensual.

Si comparamos con las instituciones que damos servicios, en forma organizada como los microbancos y las Sofincos, donde la gente se organiza, aporta capital e integra sus pequeños ahorros, las tasas de interés son de 4.5 mensual, pero se convierten en tasas de alrededor de 2.5, y con eso la gente financia sus actividades productivas sus comercios, subrayó.