Guatemaltecos celebran a la Virgen de Guadalupe

Los católicos guatemaltecos conmemoraron hoy el Día de la Virgen de Guadalupe, considerada "Emperatriz de América".Los fieles participaron en el festejo de la Guadalupana y se unieron al aniversario...

Los católicos guatemaltecos conmemoraron hoy el Día de la Virgen de Guadalupe, considerada "Emperatriz de América".

Los fieles participaron en el festejo de la Guadalupana y se unieron al aniversario 484 de las apariciones de la virgen al indígena Juan Diego (canonizado en 2002) en el Cerro del Tepeyac, México.

Las familias devotas acudieron a celebrar el 12 de diciembre al Santuario de la Virgen de Guadalupe, en el centro de esta capital, así como en la Parroquia de Guadalupe, sur de la urbe.

Los padres de familia cumplieron la costumbre, que se debe realizar durante siete años seguidos, de "presentar" ante la imagen a sus pequeños para que sean bendecidos y amparados.

Los pequeños son vestidos como indígenas para rememorar al santo Juan Diego, a quien según la leyenda se le apareció la Virgen de Guadalupe en 1531.

Muchas familias cumplieron con esta "manda" la mañana del día anterior al 12 de diciembre, cuando el Santuario de la Virgen Morena no estaba desbordado de fieles y se ingresaba sin problema para la presentación de los pequeños y orar.

Al estilo de la conmemoración en la Basílica de Guadalupe de la ciudad de México, se brindaron serenatas y se cantaron "Las Mañanitas", con mariachi y marimba, a la media noche del viernes.

Este sábado por la tarde salió del Santuario la imagen, en una multitudinaria procesión que recorrió varios puntos del centro de la ciudad hasta llegar a la Catedral Metropolitana.

Ahí, tras oficiarse la misa por la conmemoración del 12 de diciembre, la pesada anda -plataforma de maderas finas-, retomó el recorrido para el retorno a su iglesia, a donde llegaría luego de la medianoche de este sábado.

La procesión de la Guadalupana, cuya anda es llevada en hombros por cientos de fieles que se turnan el honor de cargar, realiza un lento y acompasado recorrido por las calles acompañada de una banda de viento, entre rezos, cánticos y el estruendo de cohetones.

En los alrededores de la Catedral Metropolitana y en las iglesias capitalinas erigidas en honor de la Emperatriz de América, como es costumbre, se ubicaron numerosos puestos de comidas, bebidas, venta de artículos religiosos y los fotógrafos especializados en la imagen.

Este día representa una de las celebraciones religiosas tradicionales más significativas del calendario litúrgico de Guatemala y de numerosos países del continente americano.