Emocionado hasta las lágrimas, Damián Alcazar fue homenajeado en el marco del Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF) donde se comprometió a seguir contando más historias con su sello crítico y reflexivo.

Aunque Alcazar ha estado en repetidas ocasiones como invitado en esta plataforma, ahora con 38 años de carrera y 70 películas en su haber llegó su turno de ser distinguido con la Cruz de Plata, máximo reconocimiento del GIFF que fue entregado por la directora del festival, Sarah Hoch.

“Es un honor tener a esta gran figura que siempre nos apoya”, dijo Hoch para entregar esta distinción que conmovió sumamente al actor de cintas como “El infierno” y “La dictadura perfecta”, entre otras.

“Gracias por esta distinción, yo he tratado que mis personajes sean un reflejo de quienes somos y la sociedad”, apuntó y se describió como un actor de Latinoamérica.

Las sorpresas no terminaron ahí, ya que también se le entregó la Medalla de Plata de la Filmoteca de la UNAM, distinción que presumió en el escenario del Teatro Juárez de esta ciudad, donde se llevó a cabo esta ceremonia de gala en la que los asistentes no cesaron en elogiarlo.

Ante las muestras de cariño, el actor hizo un alto para dedicar este trabajo a su hijo, aunque la emoción le ganó y no pudo dar más palabras.

Así este homenaje cerró con la proyección de la cinta colombiana “Satanás”, donde da vida a un exmarine.