Los asesinatos y mutilaciones de niños en Siria han aumentado un 348 por ciento en el primer trimestre de este año, en comparación con el periodo anterior, alertó hoy la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Virginia Gamba, representante especial de la ONU para la cuestión de los niños y los conflictos armados, expresó además que en el primer trimestre aumentó en 25 por ciento el reclutamiento y el uso de niños en conflictos en Siria.

“Las cifras que surgen de los primeros seis meses de 2018 reflejan grandes aumentos en comparación con periodos de informe similares anteriores”, alertó Gamba durante una sesión en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El número total de violaciones graves para el primer trimestre representó un aumento del 109 por ciento en comparación con el último trimestre de 2017.

En cifras, el Mecanismo de Monitoreo e Información (MRM) de la ONU asentó que desde el comienzo de 2018 se han verificado más de mil 200 violaciones contra niños, de los que más de 600 niños fueron asesinados o mutilados.

Además, más de 180 fueron reclutados y utilizados para fines militares; más de 60 escuelas fueron atacadas y se verificaron más de 100 ataques a hospitales y centros médicos o al personal.

Gamba precisó que estas violaciones fueron aparentemente cometidas por actores no estatales, mientras que la mayoría de las muertes y mutilaciones son atribuidas al gobierno sirio y a las fuerzas progubernamentales.

La representante aseveró además que niños y niñas han sido abusados ​​y explotados sexualmente, vendidos como esclavos sexuales y casados ​​por la fuerza con combatientes del Estado Islámico (EI).

La violación se ha utilizado como medio de tortura, especialmente cuando se priva a los niños de su libertad, indicó Gamba.

Asimismo, los ataques contra las escuelas y las instalaciones médicas han sido una de las características persistentes del conflicto en Siria.

La ONU estimó que una de cada tres escuelas está fuera de uso, dañada, destruida o utilizada como refugio o con fines militares.

Señaló además que 2.1 millones de niños no van a la escuela dentro de Siria, debido a una serie de factores que incluyen la inseguridad, la falta de instalaciones y educación de calidad, la pobreza y el desplazamiento.

A medida que avanza la guerra, la detención de niños por presunta asociación con las fuerzas armadas y los grupos armados se ha incrementado exponencialmente, de acuerdo con Gamba.

En total, desde el comienzo de la crisis en Siria en marzo de 2011, la ONU asentó que más de siete mil niños han perdido la vida o han quedado mutilados como resultado de este conflicto, de acuerdo con las rigurosas verificaciones del MRM.

Gamba precisó sin embargo que las cifras no verificadas de niños asesinados superan las 20 mil muertes infantiles desde el inicio de la guerra civil en Siria.