La observación electoral fomenta la confianza de la ciudadanía

La observación electoral constituye una herramienta que ayuda a identificar malas prácticas en procesos electivos, inhibe el fraude y fomenta la confianza de la ciudadanía, consideraron especialistas...

La observación electoral constituye una herramienta que ayuda a identificar malas prácticas en procesos electivos, inhibe el fraude y fomenta la confianza de la ciudadanía, consideraron especialistas.

En el último día de actividades del Primer Curso de Observación Electoral Subnacional, Flavia Freidenberg, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, explicó que dar seguimiento a los procesos electorales sirve para construir habilidades de formación cívica.

Hizo hincapié en que para esta ocasión se buscó que los organismos que hacen esa tarea a nivel internacional y nacional, así como la academia, las instituciones electorales y la ciudadanía se juntaran para analizar el tema.

El objetivo de esos trabajos fue la profesionalización de la vigilancia, la transparencia, la construcción de redes y la suma de esfuerzos con otras instituciones para estar preparados con nuevas estrategias para próximos procesos electorales, explicó.

A su vez la consejera del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) Dania Paola Ravel Cuevas consideró que el seguimiento a las contiendas electorales es una labor en la que se debe involucrar la ciudadanía.

"Nuestro compromiso es buscar una extensa y completa democratización, la cual ha encontrado muchos obstáculos y para ello, las instituciones electorales, junto con todos los actores involucrados, debemos trabajar para reducirlos y erradicarlos", indicó.

En su intervención la consejera Olga González Martínez indicó que el trayecto de este primer curso de observación electoral forma parte de una iniciativa innovadora que marcará un importante antecedente en la vida del país y América Latina.

"Las perspectivas desde el ámbito subnacional, nacional e internacional son parte de un proceso formativo que se convertirá en un dispositivo de resonancia para promover y replicar esta escuela de observación como una buena y necesaria práctica que fortalece y coadyuva al fortalecimiento de los sistemas democráticos en nuestro país", subrayó.

Señaló que el aprendizaje obtenido deberá ser un mecanismo impulsor de los valores democráticos de imparcialidad y trasparencia, aplicados a través de la organización y misiones de vigilancia, que tendrán que trascender en propuestas y recomendaciones para perfeccionar los regímenes democráticos.

En tanto la coordinadora en México del National Democratic Institute, Keila González, consideró que el reto para la observación electoral es identificar en dónde se encuentran las malas prácticas, ya que conforme cambia el entorno político éstas también se modernizan.

"La observación electoral involucra a la ciudadanía y a las instituciones y que una cultura participativa y propositiva inhibe el fraude, proporciona una evaluación precisa e imparcial, fomenta la confianza y ayuda a mitigar el tema de la violencia electoral", aseveró.

El curso fue organizado por el IEDF en coordinación con el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y contó con la participación de ponentes nacionales e internacionales.