Continúa la fiesta por la Guadalupana en la Basílica

En el marco de los festejos a la Virgen de Guadalupe, cerca del mediodía el cardenal Norberto Rivera Carrera abrió la puerta santa de la Basílica, aunque una malla metálica impide que los feligreses...

En el marco de los festejos a la Virgen de Guadalupe, cerca del mediodía el cardenal Norberto Rivera Carrera abrió la puerta santa de la Basílica, aunque una malla metálica impide que los feligreses ingresen libremente por ella.

La fiesta continúa por todos los rincones del atrio de las Américas, donde grupos de concheros ejecutan sus danzas y el olor a incienso inunda el ambiente.

Los peregrinos siguen llegando por todas las vías que confluyen al templo Mariano, sobre todo por calzada de Guadalupe y Misterios, y en el Sistema de Transporte Colectivo (Stc) Metro.

La afluencia es menor que la víspera, pues muchos peregrinos pernoctaron en el santuario luego de que se cantaron las mañanitas a la virgen y retornaron a sus lugares de origen.

Sin embargo aún es constante el flujo de visitantes de distintas zonas de la ciudad y del país que con estandartes y cuadros con la imagen de la Guadalupana llegan al templo para agradecer un milagro, los favores recibidos o simplemente como tradición familiar.

Un fenómeno que cada vez es más constante es el paso de los peregrinos por la estructura que pasa a los pies de la imagen de la virgen, momento que aprovechan para sacar su celular o tableta para tomar una fotografía al ayate de San Diego.

En el interior del templo el cardenal Norberto Rivera Carrera ofreció una misa en honor a la virgen, en la que habló sobre el Año de la Misericordia por el jubileo proclamado por el Papa Francisco.

La puerta santa, que es la central de la Basílica, fue enmarcada con una estructura color verde con franjas doradas.

En uno de los costados está una imagen de la Virgen de Guadalupe y en el otro una placa metálica, mientras en la parte superior se aprecia la leyenda "AÑO SANTO DE LA MUSERICORDIA" y más abajo "PUERTA SANTA".

A diferencia del viernes, este sábado numerosos grupos de extranjeros acuden a la Basílica y con banderas de Austria, Canadá, Polonia y Estados Unidos se reúnen en las inmediaciones de la estatua de Juan Pablo II.

La colorida fiesta sigue sin contratiempos en el templo mariano.