Avenida de alta velocidad en Caracas es escenario de acrobacias

Con una elevación de mil metros sobre el nivel del mar, dos canales de circulación de tres metros en cada sentido, con su respectivo hombrillo de 2.4 metros, la avenida Boyacá de Caracas es una de...

Con una elevación de mil metros sobre el nivel del mar, dos canales de circulación de tres metros en cada sentido, con su respectivo hombrillo de 2.4 metros, la avenida Boyacá de Caracas es una de las principales arterias viales de la ciudad.

También conocida como la Cota mil debido a su altura en relación al mar, esta avenida conforma un cintillo de aproximadamente 14 kilómetros que circunda a la ciudad de Caracas partiendo desde el centro oeste hasta el este de la ciudad.

Destinada desde sus inicios exclusivamente a la circulación vehicular, que empalma ambos extremos de la ciudad, esta arteria vial cambia su concepto cada domingo para convertirse en un Bulevar de recreación peatonal.

La práctica de trekking (senderismo) se hace común ya que el lugar brinda el disfrute del aire fresco, buena vista de la ciudad y bellos paisajes de la naturaleza.

A fin de proporcionar a visitantes y caraqueños un amplio espacio de esparcimiento y entretenimiento, el gobierno del presidente Luis Herrera Campins, a mediados de los años 1980 decretó el cierre de esta importante arteria vial los domingos de 06:00 a 13:00 horas.

Hasta ahora, domingo a domingo, custodiados por entes encargados de seguridad y salud vial, es común ver como vecinos de la zona se disponen a pasear, ejercitarse, practicar disciplinas deportivas y comidas, bebidas hidratantes y jugos naturales.

En otro orden de ideas su ubicación en la Vertiente norte del principal pulmón vegetal de la ciudad, el parque nacional "Wuaraira Repano", dicha avenida se convierte en un cómodo puente de acceso directo hacia los diferentes puntos de entrada de dicho parque.

Domingo a domingo un gran número de personas provenientes de las diferentes zonas de la capital y de diferentes géneros y edades se dan cita en este espacio con el objeto de salir de la rutina, distraerse a la vez que se ejercitan debido al recorrido a todo lo largo de esta avenida.

Disciplinas como el patinaje, el rapel, el ciclismo, el atletismo son actividades que suelen realizarse en este espacio.

Las características del viaducto en cuanto a su mayor elevación exterior de la curva en relación a su interior, la hace propicia para que más de 20 metros de adrenalina se haga presente en los viaductos de la avenida.

Sus cornisas son convertidas en puntos de anclaje de cuerdas para práctica de rapel, así como la amplia autopista pasa a ser pista de patinaje y ciclismo.

Sin embargo, parte de estas disciplinas están sujetas a un alto riesgo en su práctica, lo cual no sólo atenta contra la seguridad de quien la práctica, sino de otras ajenas a esta.

Por tanto, que muchos solicitan a las autoridades competentes un manual de reglas para el uso de las diferentes áreas y canales de la avenida.

Las prácticas de deportes extremos requieren espacios muy específicos y zonas muy abiertas, por lo que muchas veces quienes lo practican deben salir a las afueras de la ciudad para realizarlo.

La oportunidad de poder practicarlo sin tener que salir de Caracas, resulta bastante cómodo para quienes lo practican; así lo dieron a conocer Fredy León practicante de rapel y Gary Acosta, patinetero.