Millones de fieles chiitas expresan su devoción en ciudad iraní

Millones de peregrinos se han reunido en la ciudad santa iraní de Mashhad para conmemorar el aniversario del imán Reza, el octavo imán chiita, descendiente de Mahoma.Hasta el momento alrededor de dos...

Millones de peregrinos se han reunido en la ciudad santa iraní de Mashhad para conmemorar el aniversario del imán Reza, el octavo imán chiita, descendiente de Mahoma.

Hasta el momento alrededor de dos millones 850 mil asistentes de diferentes partes de Irán y otros países, como Irak, Afganistán, Pakistán y los países árabes del Golfo Pérsico, se han concentrado en la ciudad santa para expresar su devoción al imán Reza

La presencia en Mashhad del mausoleo dedicado a Ali ibn Musa al-Rida, considerado el octavo imán del chiismo duodecimano, atrae cada año en torno a 30 millones de peregrinos iraníes y a un millón de peregrinos del extranjero

La ciudad en uno de los primeros centros religiosos y de peregrinaje del mundo islámico, y en un importante polo económico y político para el país persa, indicó el canal de noticias Press TV.

Los dolientes en otras ciudades de todo Irán también están recordando el trágico suceso en las mezquitas y otros centros religiosos. Imán Reza fue martirizado por el autoproclamado califa abasí Mamun en el año 818.

Mashhad es la capital espiritual de Irán, debido a su importancia para el santuario, que se erigió en el lugar donde fue enterrado el imán.

Según la teología de los Duodecimanos, el sucesor de Mahoma es un ser humano infalible que no sólo guía a la comunidad con justicia, sino que también es capaz de guardar e interpretar la Ley Divina y su significado esotérico.

Los doce imanes son los sucesores espirituales y políticos de Mahoma, el profeta del Islam, en la rama duodecimana del Islam chiita.

El imanato es uno de los pilares del chiismo, que le aparta de la interpretación mayoritaria del islam en la que todos los creyentes son iguales ante Dios. Para los chiitas, Dios no puede admitir que el hombre camine hacia su perdición, y por ello envió a los profetas para guiarle

Los sunitas, la otra parte del Islam, rechazan esta versión, y no tienen imán y carecen de clero.