Desean felicidades con nacimiento navideño en acuario con tiburones

El Zoo Aquarium de Madrid recibe en estos días a sus visitantes deseándoles una Feliz Navidad y Año Nuevo con un nacimiento instalado en el gran acuario marino tropical, entre tiburones.Dos...

El Zoo Aquarium de Madrid recibe en estos días a sus visitantes deseándoles una Feliz Navidad y Año Nuevo con un nacimiento instalado en el gran acuario marino tropical, entre tiburones.

Dos buceadores del zoológico de Madrid, Pablo Montoto y Carlos García Villalba, se sumergieron en el tanque de tiburones del Aquarium para cumplir con la tradicional instalación del nacimiento acuático en este gran acuario marino tropical.

A una profundidad de cuatro metros y 23 grados de temperatura, los buzos nadaron entre tres tiburones grises, un gran tiburón toro, un nodriza, dos de puntas negras y un tiburón alfombra para colocar las cinco piezas principales del nacimiento navideño.

Son figuras de metro y medio de altura, elaboradas en metacrilato, que convivirán, durante las fiestas navideñas con más de 20 especies de peces óseos y cartilaginosos que se pueden observar en sus instalaciones.

Enfundados en trajes de neopreno, provistos de aletas, máscaras y un completo equipo de buceo, los expertos acuaristas realizaron una inmersión durante treinta minutos, hasta completar la instalación del Misterio y los tres Reyes Magos en este particular decorado marino tropical.

La tradicional inmersión se viene celebrando desde 1995, año en el que se inauguró el Aquarium del Zoo de Madrid y que este año celebra su vigésimo aniversario.

El tanque de tiburones cuenta con la presencia de cinco especies de escualos, entre ellos Morgana, una imponente tiburón toro con más de 3 metros de longitud que convive con rayas, barracudas, peces piloto y peces Ángel.

Asimismo, varias especies de arrecife, una tortuga verde y una gran tortuga boba que tiene su propia réplica en este nacimiento acuático que dará la bienvenida al 2016.

Los dos buzos que colocaron pieza a pieza el nacimiento, Carlos García Villalta y Pablo Montoto, se mostraron satisfechos de continuar la tradición y resaltaron que hay que guardar todo tipo de cuidados al meterse en el sitio de los escualos.

Montoto aseguró que están muy acostumbrados a estar y trabajar en el tanque, y no hay ninguna complicación, excepto que hay que estar pendientes del comportamiento de los animales y del estado general del tanque pero todo con normalidad".

"Hay que vigilar un poco a los animales, vigilar al compañero y tener siempre contacto visual con la persona que nos atiende en el exterior del tanque, pero no hay nada específico que no sea saber que estamos metiéndonos en un tanque con tiburones", apuntó.