Estromatolitos sobreviven en Cuatrociénegas por propiedades de agua

El Área de Protección de Flora y Fauna (APFF) de Cuatrociénegas alberga estructuras formadoras de estromatolitos, las cuales han sobrevivido a lo largo de las eras geológicas, debido a las...

El Área de Protección de Flora y Fauna (APFF) de Cuatrociénegas alberga estructuras formadoras de estromatolitos, las cuales han sobrevivido a lo largo de las eras geológicas, debido a las condiciones del agua en dicha localidad, que conserva características primitivas esenciales.

De acuerdo con información de la APFF, los estromatolitos son acumulaciones de sedimentos carbonosos formados por comunidades microbianas llamadas cianobacterias, las cuales constituyen rocas que acumulan esqueletos y excreciones.

"Son un grupo que data de tiempos anteriores al periodo Cambriano y que representa verdaderos fósiles vivientes, propios de aguas de composición química y temperaturas drásticas como hábitat", mencionó.

Indicó que las estructuras formadoras de estromatolitos existen en Cuatrociénegas, Coahuila; en Alemania y en Shark Bay, en el oeste de Australia.

Sin embargo, mencionó, sólo en Cuatrociénegas las algas verde azules responsables de la formación de estas estructuras se encuentran asociadas a otros tipo de organismos, como son los microcrustáceos, caracoles y peces, en donde se realizan interacciones ecológicas únicas.

Los estromatolitos son la base de las cadenas alimenticias de los ecosistemas acuáticos de la reserva.

La Área de Protección añadió que estas cianobacterias son uno de los recursos acuáticos más importantes del valle, los cuales son el resultado de la forma más primitiva de vida que aún existe.

La APFF mencionó que estas comunidades son muy sensibles a los cambios en los niveles de agua, pues al quedar expuestos a la superficie, los organismos mueren, por lo cual es importante la permanencia de agua en los cuerpos de agua para su existencia.

Consideró que es imprescindible la conservación de los ecosistemas de Cuatrociénegas y sus recursos naturales, lo que resalta la importancia de hacer un uso adecuado del agua, puesto que Cuatrociénegas es considerado un sitio Ramsar, es decir, uno de los humedales de mayor importancia en el mundo y el más importante dentro del Desierto Chihuahuense (1996).

Los humedales son ecosistemas de alta productividad por la diversidad biológica que sustentan y por la importancia de los procesos hidrológicos que ahí ocurren.

Dichas zonas contribuyen a mitigar inundaciones y la erosión del suelo, y tienen un papel importante en la recarga de los acuíferos y en los ciclos de nutrientes, ya que retienen y transformar sedimentos y contaminantes.

Los humedales, además, actúan como zona de amortiguamiento contra eventos climáticos extremos, sustentan una importante diversidad biológica y son áreas de anidación y alimentación de una amplia variedad de especies, suministrando en muchos casos hábitats críticos para especies migratorias, amenazadas o en peligro de extinción.

Estos ecosistemas son también importantes para la educación e investigación y, por su valor estético, proporcionan áreas para la recreación y el desarrollo de actividades turísticas, ganadería, silvicultura, agricultura.

"En el humedal de Cuatrociénegas, es importante la permanencia del agua, recurso vital en calidad y cantidad, pues ello contribuye a garantizar la presencia de cientos de especies y organismos que dependen de este recurso para existir, entre ellos, los estromatolitos", indicó el Área de Protección.