El líder de la Revolución Islámica en Irán, el ayatolá Ali Jamenei, afirmó hoy que mantener conversaciones con Estados Unidos sobre el programa nuclear iraní es “inútil”, debido a la hostilidad “profundamente arraigada” de ese país hacia la nación islámica.

Jamenei rechazó este sábado la idea de volver a negociar con Washington, afirmando que mientras continúe el diálogo entre iraníes y europeos, “Teherán no debería contar con su paquete de propuestas”, y respaldó la posibilidad de cerrar el Estrecho de Hormuz si se imponen nuevas sanciones petroleras a Irán.

“Durante mucho tiempo señalé que no es posible contar con la palabra, e incluso con la firma, de los estadunidenses, porque las negociaciones con Estados Unidos no sirven”, sostuvo el líder supremo iraní en una reunión con embajadores y diplomáticos iraníes en Teherán, la capital del país.

Aseveró que la oposición de Washington a la capacidad nuclear y al papel de Teherán en la región se debe a “su hostilidad hacia los elementos de la autoridad del sistema islámico”, ya que quiere retomar la posición que tenía en Irán antes de la Revolución Islámica en 1979 y “no estará satisfecho con nada menos”.

Por ello, continuó, “es un error flagrante creer que negociar con Estados Unidos ayudaría a Irán a resolver sus problemas. Hay muchos países en África, Asia y América Latina que tienen vínculos con Estados Unidos, pero aún sufren problemas”.

El máximo dirigente clerical estimó que Irán debe seguir las conversaciones con los países europeos a fin de garantizar los intereses iraníes bajo el acuerdo nuclear de 2015, que las partes quieren preservar a pesar del reciente retiro de Estados Unidos. “Las negociaciones con los europeos no deberían cortarse”, dijo.

A principios de este mes, Teherán informó que había rechazado el paquete de propuestas de la Unión Europea (UE) para el futuro del acuerdo de 2015, y aunque los detalles nunca se hicieron públicos, dijo que lo había devuelto porque no garantizaba que Irán se beneficiara si se quedaba en el convenio.

El líder supremo también se refirió a la reciente advertencia hecha por el presidente de Irán, Hassan Rouhani, quien amenazó con detener las exportaciones de cargas de crudo en la región si se imponen nuevas sanciones al petróleo iraní.

“La declaración del presidente iraní de que si nuestro petróleo no se exporta, el petróleo de cualquier estado de la región no será exportado, es una postura muy importante y aclara la política y la estrategia del régimen”, puntualizó Jamenei, citado en un despacho de la agencia de noticias de la república islámica, IRNA.

Las declaraciones de Jamenei llegan en un momento en que los embarques de petróleo iraníes comienzan a detenerse gradualmente a medida que los operadores de buques petroleros comienzan a finalizar sus acuerdos comerciales con Irán, antes de que las sanciones estadunidenses entren en vigor.

Después de haberse retirado del histórico acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y las potencias mundiales, Washington intenta aislar a Irán y aumentó su presión económica con el restablecimiento de sanciones a partir de agosto.

Europa se opone a la medida y ha prometido encontrar formas de mantener sus lazos comerciales con Irán, que en virtud del acuerdo frenó su programa nuclear a cambio de un levantamiento de las sanciones.