La Asociación Venezolana de Hemofilia (AVH) alertó que los cerca de cinco mil casos de pacientes que tienen esta enfermedad en el país, “están peor” por la escasez de reactivos para analizar la sangre.

La presidenta de la AVH, Antonia Luque, dijo que no hay reactivos en todo el país y esto pone en riesgo a los pacientes que requieren transfusiones o atenciones especiales en caso de sufrir hemorragias o cualquier complicación de salud.

El Estado venezolano no adquiere medicamentos de alto costo de ningún tipo desde marzo de 2016, entre ellos los factores de coagulación VII, VIII y IX, de los cuales dependía la vida de 43 pacientes con hemofilia que fallecieron en los últimos años.

Luque detalló que en lo que va de año han muerto ocho personas con hemofilia en Venezuela "por no contar con los factores de coagulación, ni medicamentos requeridos", una cifra inferior a las 22 registradas en 2016 y a las 13 del año pasado.

Esta disminución, comentó, “se debe en parte al apoyo técnico que están recibiendo de la Federación Mundial de Hemofilia”, que fue autorizado por el Ministerio de la Salud en Venezuela.

La vocera de la asociación manifestó su preocupación ante los factores que impiden ayudar a los miles de pacientes con estas condiciones en el país.

Luque expresó que "esta es una crisis humanitaria compleja, que tiene muchas aristas. Los pacientes están peor porque continúan sin medicamentos, y tampoco hay el personal adecuado para atenderlos".

Por su parte, César Garrido, miembro de la junta directiva de la Federación Mundial de Hemofilia, aseguró que el país presenta un retroceso en materia de atención a las personas con esta condición, declive que no se manifiesta en el resto de las naciones asistidas por la federación.

“Nosotros recibimos noticias positivas de todo el mundo a excepción de Venezuela. No conozco ningún país en el que mueran los pacientes por falta de tratamiento, así que no le encuentro explicación alguna a lo que sucede”, señaló.

Garrido explicó que la hemofilia es una enfermedad fácil de tratar e incluso aseguró que es mucho más económico para el gobierno nacional entregar el tratamiento que no hacerlo. “Es mucho más costoso y es una carga para el Estado que un paciente quede con alguna discapacidad porque no se curó una hemorragia”.

La presidenta de la Asociación Venezolana de Hemofilia pidió al presidente Nicolás Maduro que acepte la apertura de un canal humanitario para la entrada de medicinas que escasean desde hace años en el país.