El gobierno español mantiene sus previsiones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 2018 en 2.7 por ciento, de 2.4 por ciento en 2019, 2.2 por ciento en 2020 y 2.1 por ciento en 2021.

El Consejo de Ministros del ejecutivo español aprobó este viernes la revisión de su cuadro macroeconómico, una vez modificado el techo de gasto público de 2019 que sube 4.4 por ciento y el déficit fiscal se prevé de 1.8 por ciento del PIB el próximo año, de 1.1 por ciento en 2020 y de 0.4 por ciento en 2021.

La ministra española de Economía, Nadia Calviño, explicó en rueda de prensa que las previsiones son realistas en función de lo que estiman los organismos internacionales y la evolución económica en el mundo.

Recalcó que España mantiene sus compromisos presupuestarios con la Unión Europea (UE), principalmente de reducción del déficit público de cara a 2021, y que el plan trazado permite mantener el crecimiento de la economía.

Sobre el empleo, destacó que entre finales de 2018 y 2021 se prevé la creación de unos 400 mil empleos anuales, que sumarán aproximadamente un millón 200 mil pustos de trabajo en el periodo y la tasa de desempleo podría bajar hasta 11 por ciento de la población económicamente activa.