Con el espectáculo "15 Años bailando historias", el Ballet Folklórico Tlatoani celebró esta noche la primera función por sus tres lustros de trabajo.

El montaje, que se repetirá este jueves y viernes en el Teatro de la Danza "Guillermina Bravo", del Centro Cultural del Bosque, reúne a más de 50 bailarines y músicos en escena.

Con programas diferentes en cada fecha de esta temporada conmemorativa, a lo largo de 90 minutos el Ballet Folklórico Tlatoani participa en ocho escenas que muestran parte de su vasto repertorio, acompañado por músicos en vivo, especialistas en cada región en las que se divide culturalmente el territorio nacional, desde el norte hasta el sur del país.

Así, se presentan pequeñas historias enlazadas, las cuales la agrupación ha compartido durante 15 años de trayectoria. Para celebrar en grande, comparte escenario con artistas reconocidos en el ambiente folklórico mexicano como "Los arrieros", y "Los Chiles", trío huasteco, quienes realizan la parte musical.

A lo largo de las funciones, participan de manera alternada tres agrupaciones que han acompañado al ballet en diversos escenarios, y que son parte de la "Red de danza más Tlatoani", seleccionados por su calidad interpretativa, trayectoria y entusiasmo para sumarse al proyecto que corona los 15 años divulgando la cultura local.

En la escena 1, "¡Vamos p`al norte!", se relata el inicio del Ballet Folklórico Tlatoani y los cuadros con los que empezó su trabajo escénico. Se presentan polkas de Nuevo León, Tamaulipas y Chihuahua; la escena 2, "Huasteca ¡Que linda eres!", ofrecen coreografías emblemáticas provenientes de las huastecas veracruzana y la hidalguense.

La escena 3, "Por los caminos del Sur", describe la importancia de los sones guerrerenses, de manera especial de las regiones de la montaña y de la costa; la escena 4 "Son tus olas", aborda la importancia del estado de Veracruz como receptor de influencias extranjeras en su folclor. Tras esa escena llega el intermedio que es aprovechado para comentar lo visto.

Se apagan las luces e inicia la escena 5, "La tierra de Nayar", reflejo de la evolución de los sones en Nayarit y su valor histórico a través de sones nayaritas; la escena 6, "La fiesta ya comenzó", lleva sones de Tabasco y Yucatán; la escena 7, "Ajumale calentanos", con sones de Tierra Caliente, Guerrero, Michoacán y Estado de México.

La escena 8, "Hasta Luego", hace un recuento de todo lo que se ha hecho hasta la fecha. De esa manera, el ballet logra su objetivo de mostrar lo que ha realizado en 15 años, con coreografías que relatan temas de su interés permanente, como la inclusión social, el amor por México y la pasión por rescatar por medio del baile y la música el folclor mexicano.

El ballet busca que el espectador disfrute de una presentación de folclor, desde un punto de vista diferente, y el mensaje está implícito en cada escena por el corte histórico que la agrupación ha dado al montaje, ya que en cada una de ellas se relata y se visualiza un detrás de escena, para que el espectador conozca a fondo su quehacer artístico.