Oficios como representante de ventas, promotoría y atención al consumidor, son tres oportunidades de empleo para el desarrollo económico viable de mujeres en situación de vulnerabilidad en el país, señaló la representante de Proyecto VIVE en México de The Trust for the Americas, Klaudia González Martínez.

De acuerdo con la Encuesta de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), sólo 36.6 por ciento de las mujeres tiene un trabajo formal, mientras que la brecha en la tasa de población activa entre hombres y mujeres es de 35 por ciento, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La activista señaló que esa situación se agudiza si se considera que 35 por ciento de quienes buscan empleo carecen de la capacitación o habilidades necesarias para ser empleadas.

Ante ello, dijo, la organización sin fines de lucro, The Trust for the Americas, afiliada a la Organización de los Estados Americanos (OEA), se dio a la tarea de desarrollar el Proyecto VIVE, el cual funge como una plataforma que busca mejorar las oportunidades económicas de las mujeres a través de la capacitación técnica, de habilidades interpersonales y de talleres de prevención de violencia de género.

Tal es el caso de aquellas que se encuentran en centros de rehabilitación, centros para mujeres que sufren violencia doméstica, refugios para inmigrantes indocumentados, y albergues para víctimas de trata de personas.

En conferencia de prensa, la representante del proyecto en México destacó que de la mano de la empresa ManpowerGroup, identificaron que el segundo trabajo con más demanda en el país es el de representante de ventas, promotoría y/o atención al consumidor.

Lo anterior, dijo, debido a la falta de desarrollo de habilidades como competencias técnicas; y habilidades blandas o interpersonales como liderazgo, coherencia, integridad, y empatía, entre otras, de quienes asisten a entrevistas laborales.

El Proyecto VIVE tiene una meta a dos años de 45 mil mujeres mexicanas hayan sido apoyadas para que desarrollen habilidades para la vida, y que puedan ampliar las posibilidades de vincularse al sector retail y a su vez, profesionalizarlo.

González Martínez recordó que desde septiembre de 2016 a la fecha se ha implementado el proyecto en 184 municipios y 28 estados de la República Mexicana, el cual suma más de 35 mil personas graduadas, 70 por ciento mujeres.

De ellas, tres mil 500 fueron vinculadas a oportunidades económicas, donde 56 por ciento de ellas obtuvieron un empleo de tiempo completo, 30 por ciento continuaron su educación, y 5.0 por ciento se auto emplearon o iniciaron proyectos de emprendimiento.

Además, abundó, hasta ahora llevan siete mil 948 personas con certificación ante el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (Conocer), en estándares avalados por el sector de ventas, promotora y atención al cliente.

Sin embargo, dijo, responsabilidades de cuidado en casa o la violencia doméstica, son factores que frenan la continuidad de mujeres en el proyecto. “Si bien pareciera que mucho se habla del tema, falta un largo camino para las mujeres en situación de alta vulnerabilidad puedan contar con un entorno menos agresivo y discriminatorio”.

Las primeras 20 horas de la capacitación por parte del organismo, corresponden a estudios técnicos (promotoría, ventas servicio al consumidor y mercadeo), y las otras 20 horas a habilidades para la vida (alfabetización digital, liderazgo, comunicación y emprendimiento).