A 15 kilómetros de la cabecera municipal de este municipio, la zona arqueológica de Iglesia Vieja resguarda tres hectáreas descubiertas con 14 basamentos de la cultura mixe-zoque, que se desarrolló en alrededor del año 200 después de Cristo (D.C.).

Este sitio pertenece a las 19 zonas arqueológicas que tiene registrado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el territorio de Tonalá. Éste se localiza a 750 metros sobre el nivel del mar y cuenta con una vista panorámica del municipio,

“Aquí han venido muchos arqueólogos sobre todo de Estados Unidos y han escrito sobre este sitio. En 1953, Edwin Ferdon, que estuvo viviendo aquí en este sitio dos años, escribe ‘Archaeological Survey.

“(Ferdon) limpió todas las pirámides y quitó todos los árboles que había en ese tiempo y levantó un plano arquitectónico de cada una de las pirámides”, explicó Ricardo López Vassallo, promotor cultural Tonalá, en entrevista con el Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía.

Señaló que el nombre de Iglesia Vieja le fue dado debido a que en una de las construcciones se encuentra grabada una cruz, sin embargo, esta idea no está documentada.

La superficie donde se encuentran los basamentos apenas es el 10 por ciento del terreno con que cuenta toda la zona arqueológica, que es de 30 hectáreas.

Los proyectos de rescate iniciaron en 2003, bajo la dirección del arqueólogo del INAH, Akira Kaneko. En 2017 concluyeron los trabajos con el rescate de la pirámide C14, la más grande del sitio con 112 metros de largo y seis de alto.

López Vassallo indicó que alguna de las partes más representativas del sitio es la parte norte donde se encuentra la construcción B2, “donde se supone que se ponía el rey, el gobernante para escuchar todas las ceremonias y al frente tenemos un par de pirámides, son gemelas”.

En una de las plazas se encuentra una construcción de tipo megalítica por las enormes piedras de más de dos metros que están colocadas, aquí se ubica un talud de piedra.

En el el área B de la zona, existe otro de los basamentos de mayor tamaño con 90 metros al frente, 37 metros lado y nueve metros de alto.

“En la segunda parte resalta el altar de las cuatro caras, ahí hay una piedra grabada ubicada al frente de la pirámide de 40 metros. Es una piedra donde está grabado un disco o como aros, que según algunos simboliza el planeta Venus”, dijo el promotor.

En lo que fue la plaza comercial del sitio se encuentran cuatro construcciones distinguidas por rodear la “piedra del sacrificio”, grabada con una representación del dios jaguar.

López Vassallo declaró que la principal característica de la zona arqueológica de Iglesia Vieja es la tranquilidad y ambiente que pueden disfrutar las personas que la visitan.

“Creo que el clima y la paz que se respira acá, parece que los dioses todavía viven en este lugar”, expresó.