El World Meetings Forum (WWF), evento que tendrá lugar del 17 al 19 de julio en la Riviera Nayarit, abordará las tendencias, retos y rumbo de la industria de reuniones en México y el mundo.

“Llevamos ya seis años trabajando en torno al turismo de reuniones y lo que tratamos de hacer es compartir con la industria temas de relevancia, adicional a las plataformas que ofrecemos para hacer negocios entre los 135 compradores nacionales e internacionales”, informó el presidente de WWF, Rafael Hernández.

En entrevista explicó que se destacarán casos de cómo reaccionar ante desastres naturales o entornos geopolíticos, abordando eventos como los huracanes que afectaron algunas zonas de Estados Unidos o la migración de sirios a Europa.

También se analizará cómo la mercadotecnia influye en las decisiones del sector, y finalmente se hablará sobre el impacto económico y social en los lugares donde se desarrolla la industria de reuniones.

A decir de Hernández, el sector avanza favorablemente en México y ha logrado posicionarse porque cumple con todos los estándares internacionales para atraer eventos: crece en infraestructura y conectividad; cuenta con una ubicación geográfica privilegiada, así como con gran riqueza cultural, histórica y gastronómica.

Expuso que si a esto suma más creatividad e impulsar acciones como usar más recintos históricos o espacios arqueológicos para congresos, volvería más atractivo y competitivo al país. 

“Hay que seguir capacitando a la gente y ser creativos, México tiene la infraestructura pero hace falta impulsar más el ingenio. En lugares como Inglaterra hay una empresa que ofrece recintos históricos para eventos, en otros países se abren también museos o bibliotecas y cuentan con una mercadotecnia que les favorece”, abundó. 

Ello, detalló, sin poner en riego el patrimonio del país y con los debidos protocolos de seguridad; se trata de aprovechar más espacios como el Castillo de Chapultepec u otros recintos históricos ayudaría a impulsar más la industria de reuniones.

“Muchas ocasiones, el uso de las ruinas arqueológicas para conciertos ha sido controversial, sin embargo, no es necesario poner en riesgo los espacios para aprovecharlos para abrir más congresos”, indicó.