El encuentro entre Donald Trump y Vladimir Putin fue "diplomático”, ya que el mandatario estadunidense se mostró a favor de un acercamiento con Moscú, que en realidad ya comenzó desde hace tiempo y ambos evitaron criticarse, afirmó el experto de la Sociedad Alemania de Política Exterior, Josef Braml.

Indicó que la química entre los dos mandatarios fue notoriamente buena ya que “ambos están hechos de la misma madera”. Estimó que Trump es menos libre que Putin debido a que tiene detrás de sí al Congreso y al Investigador Especial, Robert Müller, quien “le agua la fiesta” y lo mantienen a raya.

Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump y Rusia, Vladimir Putin, se reunieron este día en Helsinki y pusieron en marcha un diálogo positivo que será el primero de una larga serie de objetivos.

Trump expresó que ambos “abordarán los grandes problemas de este mundo”. Sin embargo, no dijo lo mismo de su encuentro con los jefes de estado y de gobierno de la OTAN (Organización de Tratado de la Alianza Atlántica) en Bruselas, ni de la relación con la Unión Europea.

Braml manifestó que la reunión entre Trump y Putin confirmó al presidente ruso en la escena internacional al mismo nivel que a Trump como el mandatario de una superpotencia. De acuerdo con el experto, el verdadero desafío para Estados Unidos es China, no Rusia.

Apuntó que Washington puede vincular al Kremlin para hacer frente a esa otra potencia. En cambio,Trump calificó la víspera a la Unión Europea como la enemiga comercial de Estados Unidos, mientras que no pronunció esa palabra respecto a Rusia o a Putin.

El experto alemán consideró que si ambos negociaron confidencialmente durante su encuentro, eso no lo sabrá la opinió pública sino hasta después.

Refirió que si bien se ve en Europa a Trump como un tonto, no solo no lo es sino que “es mucho más listo” de lo que se cree además de ser “peligroso”.

Enfatizó que Donald Trump leyó textualmente de unos papeles que puso sobre el podio, lo que consideró que significaba que los acuerdos que estaba anunciando eran muy delicados y son de gran importancia de cara a la política de su país, de sus electores y de su Congreso.

Destacó que tanto Putin como Trump negaron que Rusia haya intervenido en las elecciones de Estados Unidos. Trump, por su parte, volvió a atacar a Hillary Clinton.