Durante junio pasado, mil 263 inmigrantes ingresaron caminando a Canadá desde puntos "no oficiales" de la frontera con Estados Unidos para solicitar asilo, lo que representó el menor número desde el mismo mes de 2017, informó hoy el Ministerio de Inmigración y Ciudadanía. 

De acuerdo con la dependencia, en abril pasado Canadá recibió en su frontera sur a dos mil 560 solicitantes de asilo que vienen huyendo de la política antiinmigrante del gobierno estadunidense.

En mayo anterior entraron mil 869 migrantes, muchos de ellos acompañados de niños pequeños. Los peticionarios son recibidos y son instalados junto a sus hijos en albergues especiales mientras se procesa su solicitud.

Esas cifras representan un promedio de 83 migrantes por día durante abril pasado, 57 en mayo, y 39 en junio.

Las autoridades canadienses consideran que esa disminución se debe a la campaña informativa que representantes del gobierno federal y legisladores hicieron en las comunidades centroamericanas en Estados Unidos para explicarles que cruzar la frontera no es una garantía de que su solicitud de refugio sea aceptada y corren el riesgo de ser deportados a sus países de origen.

“Nuestra extensa campaña de difusión continúa disipando información errónea sobre nuestro sistema de asilo. Nos aseguramos de que todos sepan que tenemos un sistema riguroso y que reclamar asilo no es un boleto gratis a Canadá”, señaló el ministro de Inmigración, Ahmed Hussen. 

Agregó que el gobierno canadiense proporciona información sobre los flujos de inmigración regulares que están disponibles para quienes buscan ingresar a Canadá con fines económicos.

Entre el 1 de abril de 2017 y el 31 de mayo de 2018 se emitieron 14 mil 314 permisos de trabajo para solicitantes de asilo en Quebec. Del 1 de enero al 30 de junio de 2018, la Real Policía Montada de Canadá interceptó a 10 mil 744 migrantes que cruzaban los puertos de entrada.

En abril pasado, en Quebec hubo dos mil 479 solicitantes de asilo interceptados entre los puertos de entrada; en mayo hubo mil 775 llegadas y en junio hubo mil 179 llegadas

Las cifras sobre los solicitantes de asilo que han cruzado la frontera se dan a conocer días después que el gobierno de la ciudad de Toronto, respaldado por el gobernador conservador de la provincia de Ontario, Doug Ford, pidiera 72 millones de dólares al gobierno federal para cubrir los gastos de los refugiados en los albergues que hay en esa capital.

El gobierno federal anunció el 1 de junio pasado que destinará 50 millones de dólares para apoyar a las provincias de Quebec, Ontario y Manitoba en las labores de atención de los inmigrantes.

“Nuestra preocupación prioritaria es la seguridad de los canadienses, por lo que lo primero que hacemos al recibir a estos peticionarios de asilo es hacerles un chequeo inmediato. Bajo las leyes de Canadá e internacionales los solicitantes de refugio en nuestro suelo tienen derecho a un debido proceso”, añadió el ministro de Inmigración, quien llegó a este país como refugiado somalí.

Ante el cúmulo de este tipo de migrantes fronterizos “a pie”, diversas organizaciones defensoras de refugiados exigen al gobierno del primer ministro Justin Trudeau terminar con el Acuerdo de Tercer País Seguro que Canadá firmó en 2014 con Estados Unidos, en el que se señala que en cada país existían las condiciones para que un migrante pidiera refugio.

Las asociaciones afirman que en Estados Unidos ya no hay condiciones para los refugiados y que ante la ola de migrantes fronterizos, Canadá debe cancelar ese programa, a lo que Ottawa ha respondido que está “monitoreando” la situación.