El nuevo gobernador de la provincia de Ontario, Doug Ford, quien representa al ala más conservadora del Partido Conservador de Canadá, comenzó a cumplir sus propuestas de campaña.

El ex concejal de Toronto y hermano del alcalde de Toronto, Rob Ford, definió el curso de su mandato: “una provincia abierta a los negocios” que bajará los impuestos personales y empresariales.

Una propuesta de campaña fue que la cerveza costaría un dólar. Una vez que tomó posesión como gobernador, el ex empresario dijo que buscará que las cervezas y los vinos se vendan en las tiendas de conveniencia.

La promesa será difícil de cumplir, al menos en el corto plazo, debido a que existe un contrato entre el gobierno de Ontario y la empresa que distribuye el licor y controla las tiendas Beer Store.

Dicho contrato no permite la venta de alcohol en otras tiendas y vence hasta 2025.

Sin embargo, el hecho de que el Partido Conservador tenga el control en el parlamento provincial le dará holgura para impulsar sus programas de gobierno.

“Llevar la cerveza y el vino a las pequeñas tiendas no será fácil, pero es algo que haremos porque eso es lo que quiere el pueblo de Ontario”, afirmó por su parte el legislador conservador y líder parlamentario Todd Smith.

Asimismo, el político conservador, a quien se le asemeja con Donald Trump, echó atrás el programa “cap and trade” que instrumentó el anterior gobierno liberal para controlar las emisiones de carbono.

El programa había sido resaltado por el gobierno federal de Justin Trudeau por estar en concordancia con su política ambiental y sus compromisos contra el cambio climático ante el Acuerdo de París.

De igual forma, Ford anunció que cancelará un proyecto de generación de energía por viento, que se ha estado desarrollando por la última década.

La compañía WPD Canada, que está detrás del proyecto, adelantó que cancelarlo implicaría un costoso proceso de litigio que alcanzaría los 100 millones de dólares.

La provincia de Ontario, la más poblada y diversa del país, que hasta el mes pasado era gobernada por una mujer abiertamente lesbiana que cambió el currículum sexual escolar para dar a los estudiantes una información más real en este tema, está dando un giro hacia el conservadurismo.

Doug Ford anunció que dará marcha atrás a este currículum, cuestionado por los sectores más conservadores de Toronto por tener información de matrimonio homosexual y masturbación, entre otros.

La principal oposición en el Parlamento Provincial de Queen's Park, el Partido Nuevo Democrático (NDP), adelantó que dará la lucha para que Ontario no regrese a la década de 1990.

La líder del NDP, Andrea Horwath, señaló que la cancelación de ese programa de educación escolar “pondrá a nuestros hijos en riesgo”.

En una carta dirigida al nuevo gobernador, la dirigente de izquierda le pidió: "Deje de atender a sus amigos conservadores, a su base social conservadora. Deje de tratar de arrastrar a Ontario a la década de 1990".

La líder de oposición está respaldada por la comunidad homosexual, que pide que se mantenga el currículum porque de lo contrario se corre el riesgo de que se afecte la salud física, sexual y mental de los niños y jóvenes.

El gobernador Ford y el alcalde de Toronto, John Tory, quien fuera líder del Partido Conservador, están uniendo fuerzas en contra del gobierno liberal en torno al aumento de peticionarios de asilo. Ambos gobernantes conservadores exigieron a Trudeau mayor presupuesto para atender a los nuevos asilados.

En un tono poco diplomático Ford acusó al gobierno federal de haber permitido la entrada a miles de peticionarios de asilo, muchos de ellos entraron a pie huyendo de la política de Donald Trump.

“Ellos crearon este desastre y ahora esperamos que ayuden”, acusó Ford, quien exigió que el gobierno de Trudeau pague 72 millones de dólares para contribuir a los gastos de Toronto en proveer albergue a los solicitantes de refugio mientras se analiza su caso.

Al respecto, el ministro de Inmigración, Ahmed Hussen, acusó al político conservador utilizar a los peticionarios de refugio “para ganar puntos en el juego político” y precisó que la protección a estos solicitantes se debe dar en los tres niveles de gobierno.