Un residente de Chicago que aparece en un video regañando a una mujer por llevar una camiseta que tenía estampada la bandera de Puerto Rico, fue acusado de dos delitos de odio graves, informaron las autoridades.

"Después de una revisión del caso, aprobamos cargos por delitos de odio graves", dijo Robert Foley, vocero de la Oficina del Procurador del Condado de Cook, en Chicago.

Trybus, de 62 años, enfrenta además los cargos de delito menor y conducta desordenada que ya había con anterioridad, señaló un vocero de la Oficina del Fiscal del Condado Cook.

El hombre fue arrestado el jueves pasado por la Policía del Distrito de Conservación Forestal del Condado de Cook y tiene previsto comparecer ante una audiencia la tarde de este viernes.

El incidente ocurrió el 14 de junio pasado en la Reserva Forestal Caldwell Woods, en el extremo noroeste de Chicago. Pero se hizo ampliamente conocido esta semana cuando se difundió un video del encuentro en las redes sociales, lo que provocó la condena de muchos activistas locales y políticos y del gobernador de Puerto Rico.

En el video, un hombre identificado más tarde como Trybus se enfrenta y le grita a una mujer debido a su playera, diciéndole que no debería usarla en Estados Unidos.

Además de las acciones y comentarios del hombre, fue la aparente inacción de un agente de policía de la reserva forestal, que estaba presente, lo que provocó fuertes críticas.

El video muestra al agente aparentemente ignorando las solicitudes de ayuda de la mujer cuando explica que el hombre la está acosando y que ella tiene un permiso para estar en el espacio público.

Las consecuencias después de la difusión del video fueron rápidas: el agente que aparece en el video, Patrick Connor, renunció el miércoles pasado en medio de pedidos para que el distrito de preservación forestal lo despidiera.

El representante federal demócrata Luis Gutiérrez, un líder nacional en política de migración y crítico del presidente estadunidense Donald Trump, vinculó los comentarios del video a la atmósfera política general en el país.

"Debería haber consecuencias. La gente tiene que aprender que hay consecuencias, especialmente en la era de Trump", dijo Gutiérrez. "Realmente creo que hay personas que se dicen a sí mismas: 'Si Trump puede hacerlo, puedo hacerlo' ¿Por qué no puedo salir y decir las cosas que dice el presidente?'".

Gutiérrez indicó que es un momento en el que las autoridades locales deben intervenir en cuestiones raciales y de otro tipo, ya que dijo que el Departamento de Justicia Federal más conservador está menos interesado en estos asuntos que las administraciones pasadas.

"Creo que este es el camino hasta que recuperemos un gobierno racional a nivel federal", aseveró.