El gobierno de Guerrero inició los trabajos de rehabilitación de la carretera federal México-Acapulco, en el tramo Cruces-Garita, que es la entrada principal al puerto, donde se aplicarán recursos por 25 millones de pesos que beneficiarán a más de 600 mil habitantes de 36 colonias.

El gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, al poner en marcha los trabajos de rehabilitación, llamó a la unidad y a la reconciliación para trabajar en torno de los temas prioritarios de Guerrero, dejando atrás el proceso electoral.

El director de la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del Estado de Guerrero (Cicaeg), Javier Taja Ramírez, explicó que el reencarpetamiento será de casi 5 kilómetros de la carretera federal, y se aplicarán 5 mil 200 metros cúbicos de asfalto; también se colocarán 230 lámparas de alumbrado público de led de 110 wats.

Dijo que se llevarán a cabo obras de mejoramiento de muros y fachadas de viviendas en ambos lados al margen de la vialidad, así como la reforestación de camellones, entre otros.

A su vez, el mandatario estatal dijo que está obra representa un gran avance y beneficios, tanto para la población como para los turistas que llegan al puerto a través de esta vía, sobre todo porque hace casi 30 años no recibía una intervención de esta naturaleza.

En entrevista y su discurso ante transportistas y funcionarios de su gabinete estatal, Astudillo Flores dijo que el proceso electoral ya terminó y que cada uno voto por lo que consideraron conveniente.