Ven viva y actual a la Declaración Universal de los Derechos Humanos

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reconoció a la Declaración Universal en esa materia como un documento actual y vivo, además como el referente ético-jurídico más importante de los...

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reconoció a la Declaración Universal en esa materia como un documento actual y vivo, además como el referente ético-jurídico más importante de los últimos años.

Se trata también de un parteaguas del desarrollo del Derecho Internacional en Derechos humanos, sostuvo la secretaria ejecutiva de la CNDH, Consuelo Olvera Treviño.

Expuso que la Declaración Universal es instrumento internacional que logró conciliar una visión común entre occidente y oriente sobre el valor intrínseco de la dignidad humana.

Incluso, en sus responsabilidades diarias, la CNDH trabaja a la luz de la Declaración Universal, para lo cual mantiene vigente su espíritu y busca que su aplicación se materialice en cada una de sus acciones.

De cara a los 70 años de la Declaración Universal, adoptada el 10 diciembre por la Asamblea General de Naciones Unidas, destacó las alianzas que se han establecido con organismos nacionales e internacionales para conjuntar esfuerzos que hagan efectivos los derechos fundamentales de todas las personas.

Lo anterior al iniciar el primero de 12 ciclos de conferencias que se realizarán este año denominado La Declaración Universal de los Derechos Humanos Hoy, Defendiendo la Equidad, la Justicia y la Dignidad Humana.

El acto reunió a académicos, investigadores, expertos y defensores de derechos fundamentales, con el objetivo de analizar el valor e importancia de ese instrumento internacional desde el contexto que motivó la aprobación de dicha Declaración.

Lo anterior luego de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, a fin de examinar sus avances, pendientes y desafíos para su cabal cumplimiento.

En este marco, Santiago Corcuera Cabezut, expresidente del Comité contra las Desapariciones Forzadas de la ONU, dijo que la Declaración fue la respuesta a un clamor de la humanidad ante lo acontecido en la Segunda Guerra Mundial.

En ella se reconoce que todos los seres humanos nacen libres con su dignidad intrínseca. Se ha convertido, apuntó, en precepto de veneración que, aunque no es vinculante, tiene gran peso internacional.

La declaración es, además, norma imperativa del derecho, reconocida internacionalmente como guía que no admite pacto, acuerdo o práctica en contrario, y es límite al añejo concepto de soberanía nacional que no puede derogar este concepto, desde la perspectiva del derecho internacional e interno, acotó.