Sector farmacéutico, estratégico y detonador científico

El vicepresidente de la Real Academia Nacional de Farmacia de España, Benito del Castillo García, afirmó que el sector farmacéutico, estratégico para cualquier país, debe ser considerado un detonador...

El vicepresidente de la Real Academia Nacional de Farmacia de España, Benito del Castillo García, afirmó que el sector farmacéutico, estratégico para cualquier país, debe ser considerado un detonador científico y parte de los equipos de salud.

Al ofrecer una conferencia sobre la historia y función social de la farmacia en la Facultad de Ciencias Químicas de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el especialista afirmó que este sector es ciencia, sanidad, tecnología y arte.

“En el siglo XVII, Felipe IV definió a la farmacia como un arte científico y por ello se necesitaban hombres de arte, como los boticarios que cedieron el puesto a los farmacéuticos, quienes en las universidades, laboratorios, hospitales y oficinas elaboran y refinan su obra maestra: el medicamento”, destacó Del Castillo García en un comunicado emitido por la BUAP.

El académico hizo referencia en su exposición a la Organización Mundial de la Salud (OMS), para quien el sector farmacéutico tiene siete características importantes: ser prestador de servicios, tomador de decisiones, comunicador, líder, gerente, estudiante permanente y educador.

A esa lista, el ponente agregó dos más: el farnacéutico debe ser un científico y parte de los equipos de salud.

Destacó que la sociedad actual demanda de estos profesionistas, asumir responsabilidades como el aseguramiento de la calidad de los medicamentos, y dar asesoramiento técnico a médicos y otros profesionales de la salud.

También se espera que sean capaces de informar al público sobre el uso óptimo de los medicamentos, promover la atención farmacéutica como medio apto para el uso racional de los mismos, participar activamente en la prevención de enfermedades,y respaldar los programas de investigación y formación continua.

Del Castillo García mencionó que en la mayoría de los países de Europa, el farmacéutico está empleado en 60 por ciento en farmacias comunitarias y otros campos importantes como las farmacias industriales y hospitalarias, lo cual para su ejercicio requiere de una especialización, equivalente a cuatro años de posgrado en España.

Por ello, los planes de estudio de las facultades de farmacia españolas fueron modificados desde 1992 para garantizar que los farmacéuticos formados posean los conocimientos adecuados, como las tecnologías empleadas para la fabricación de los medicamentos.