El Papa dedicará misa a migrantes en aniversario de visita a Lampedusa

El Papa Francisco interrumpirá sus vacaciones el próximo viernes 6 de julio para celebrar una misa especial dedicada a los migrantes, al cumplirse cinco años de su visita a la isla de Lampedusa.Con...

El Papa Francisco interrumpirá sus vacaciones el próximo viernes 6 de julio para celebrar una misa especial dedicada a los migrantes, al cumplirse cinco años de su visita a la isla de Lampedusa.

Con la celebración, prevista para las 11:00 horas locales (10:00 GMT), el líder católico recordará el primer viaje de su pontificado, cuando se trasladó a esa isla que es la última frontera entre Italia y el Continente Africano.

La eucaristía tendrá lugar en el Altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro y en ella participarán aproximadamente unas 200 personas, entre las cuales se cuentan refugiados y personas que cuidan de ellos.

“Será un momento de oración por los difuntos, por los sobrevivientes y por aquellos que los asisten. La participación es reservada a las personas con billete, siempre gratuito”, precisó Greg Burke, el director de la sala de prensa del Vaticano.

Los periodistas no serán admitidos, tampoco las cámaras o los micrófonos. Será una ceremonia íntima, en medio del intenso calor romano que caracteriza estas jornadas.

Pocas semanas después de su elección como Papa, el 13 de marzo de 2013, Jorge Mario Bergoglio sorprendió anunciando su decisión de visitar Lampedusa, donde apenas viven cinco mil personas pero recibe cotidianamente cientos de refugiados en busca de un futuro mejor.

Ese fue el primer viaje de Francisco y marcó los destinos de su pontificado, que tiene a la defensa de los migrantes como una de sus prioridades más vistosas.

Tiempo después, el mismo líder católico aclararía que decidió visitar la isla tras leer en el diario sobre el naufragio de una barca repleta de refugiados y la trágica muerte de decenas de ellos.

“¿Quién de nosotros ha llorado por la muerte de estos hermanos y hermanas, de todos aquellos que viajaban sobre las barcas, por las jóvenes madres que llevaban a sus hijos, por estos hombres que buscaban cualquier cosa para mantener a sus familias? Somos una sociedad que ha olvidado la experiencia del llanto”, dijo el Papa en el sermón de la misa que celebró, ese día, en una plaza local.

“La ilusión por lo insignificante, por lo provisional, nos lleva hacia la indiferencia hacia los otros, nos lleva a la globalización de la indiferencia”, lamentó.