Enviado de ONU confirma que rebeldes de Yemen desean la paz

El enviado de las Naciones Unidas (ONU) a Yemen, Martin Griffiths, afirmó hoy que los rebeldes Houthi, que controlan amplias zonas del país árabe, le han expresado su deseo de alcanzar la paz y poner...

El enviado de las Naciones Unidas (ONU) a Yemen, Martin Griffiths, afirmó hoy que los rebeldes Houthi, que controlan amplias zonas del país árabe, le han expresado su deseo de alcanzar la paz y poner fin a los más de tres años de conflicto armado.

"Los Houthi no solo han subrayado su fuerte deseo de paz, sino que también han colaborado conmigo en ideas concretas para lograr la paz", afirmó sobre su reciente reunión con el líder del Movimiento Ansarullah, Abdul-Malik al-Houthi.

En una conferencia de prensa en el aeropuerto internacional de la ciudad de Saná, capital yemenita, el enviado de la ONU destacó que su encuentro con el líder rebelde fue "fructífero" y que los mensajes que recibió han sido positivos y constructivos.

“Estoy especialmente agradecido con Abdul-Malik al-Houthi, a quien conocí ayer, por su apoyo y la fructífera discusión que sostuvimos", indicó Griffiths, según un reporte del sitio ArabNews.

Reveló que informaría al Consejo de Seguridad de la ONU sobre sus conversaciones con el líder rebelde, así como de los resultados de su reunión que con el presidente de Yemen, Abd Rabbah Mansur Hadi, quien es reconocido por la comunidad internacional pese a que los rebeldes controlan aún Saná.

La República de Yemen ha permanecido sumida en el caos desde fines de 2014, cuando rebeldes houthis tomaron el control de la sede del gobierno, el aeropuerto, escuelas y varios edificios públicos de Saná, obligando al presidente Hadi a huir a la portuaria ciudad de Aden.

Griffiths ha expresado su esperanza de que la nueva ronda de conversaciones de paz entre las principales partes beligerantes del país pueda comenzar el próximo mes, pese a que los combates siguen en la portuaria ciudad de Al Hudaida.

La coalición árabe que lucha por restablecer el orden en Yemen lanzó una operación en Al Hudaida para presionar a los houthis a abandonar la ciudad, que es estratégica para la llegada de la ayuda internacional.

La operación militar, denominada “Golden Victory” (Victoria Dorada), fue suspendida el domingo pasado para garantizar la seguridad de las conversaciones del enviado de la ONU, los bombardeos de la coalición siguen de manera esporádica.