Aumentan número de muertes por rayos en Florida

Florida es considerada la capital de los rayos en Estados Unidos, y 2018 no es la excepción, pues rapidamente se está convirtiendo en uno de los años más mortíferos de la historia por esa causa...

Florida es considerada la capital de los rayos en Estados Unidos, y 2018 no es la excepción, pues rapidamente se está convirtiendo en uno de los años más mortíferos de la historia por esa causa.

Cinco personas ya han muerto en el estado por un relámpagho este año, una cifra que coincide con el promedio anual.

La víctima más reciente es un navegante en Umatilla, al norte de Orlando, quien murió al ser impactado por una chispa eléctrica la semana pasada, de acuerdo con el Daytona Beach News-Journal.

Otra persona falleció el pasado 24 de junio luego de ser alcanzada por un rayo mientras estaba en una playa cerca de Sarasota, según informó la Oficina del Alguacil del Condado de Sarasota.

Rico Eltine, un jardinero fue golpeado por un relámpago y quedó inconciente en la grama mientras trabajaba en una zona residencial en Margate.

Antes en mayo María Pascual, una campesina guatemalteca, murió al instante en un campo agrícola mientras trabajaba en la granja C.W. Hendrix. Antes otra persona murió por la misma causa cerca de White Springs.

Los meses de junio, julio y agosto, en pleno verano, son considerados los más mortíferos a causa de los rayos en Florida, pues durante esa época más personas realizan actividades al aire libre.

"Con estas muertes en Florida el número esta por encima del promedio dado que apenas estamos entrando en la temporada", dijo John Jensenius, un experto en rayos del Servicio Meteorológico Nacional en declaraciones al Daytona Beach Journal.

"Cuando tienes cinco muertes y el promedio es 4.7 es bastante alto para estas alturas del año", subrayó el experto.

Todos los años, un promedio de 10 personas mueren en Estados Unidos alcanzadas por un rayo, según el Servicio Nacional de Meteorología (NWS).

Cinco de las 16 muertes por relámpagos en Estados Unidos en 2017 ocurrieron en Florida, una cifra por debajo del 2016, cuando se registraron 10 muertes. Después de Florida, el estado de Texas es el que más número de muertes registra debido a este fenómeno natural.