Universitario investiga propiedades bioactivas de la ranita del cañón

Jesús Hernández, estudiante del Doctorado en Biotecnología (DBT ) en la Escuela de Ingeniería y Ciencias (EIC) del Tecnológico de Monterrey, trabaja en identificar las propiedades bioactivas de las...

Jesús Hernández, estudiante del Doctorado en Biotecnología (DBT ) en la Escuela de Ingeniería y Ciencias (EIC) del Tecnológico de Monterrey, trabaja en identificar las propiedades bioactivas de las secreciones epidérmicas de la ranita del cañón, Hyla arenicolor.

En un comunicado, la institución privada refirió que la investigación se lleva a cabo gracias a la cooperación de tres ranitas del cañón que habitan el Centro de Biotecnología FEMSA (CB FEMSA), en el campus local.

Hernández dijo que “me llamaban la atención los tratamientos naturales y los ingredientes utilizados en prácticas como la Medicina Tradicional Mexicana, entonces decidimos investigar las raíces moleculares responsables de su uso popular".

Externó que “se han estudiado las secreciones de varias especies de anfibios y se han encontrado péptidos y proteínas con distintas actividades biológicas, pero hay muy poco conocimiento sobre las especies mexicanas y la fauna en México es muy rica en anfibios”.

El investigador del ITESM comentó que “Leonardo, Michelangelo y Rafael, nombradas en honor a las Tortugas Ninja, producen una secreción en su piel que es capaz de inhibir el crecimiento de bacterias".

Mencionó que la temática despertó el interés de dos investigadores de Nanyang Technological University (NTU ) en Singapur, por lo que lo invitaron a realizar una estancia en sus laboratorios.

“Gracias a la alianza entre el Tec y NTU se presentaron los avances de las investigaciones que realizamos los estudiantes de posgrado.

Hernández comentó que “al Centro de Tecnología en Alimentos de Nanyang les interesó mi tema, ya que ellos estudian la presencia de bacterias resistentes a antibióticos en productos agropecuarios y su implicación en la salud humana".

Además, indicó, para “evaluar la capacidad antimicrobiana de la secreción de la ranita del cañón ante algunas de estas bacterias resistentes es el primer paso hacia su potencial aplicación en la seguridad alimentaria”.

La estancia del estudiante de doctorado comenzó el 2 de febrero del 2018 y está programada para finalizar el próximo 15 de julio.

Durante seis meses ha utilizado las instalaciones de NTU para continuar con su tesis desarrollando experimentos que profundicen las cualidades bioactivas de las secreciones.

Entre sus hallazgos se encuentra que las proteínas que mostraron mayor actividad no han sido descritas anteriormente.

Hernández expresó que “hay investigaciones que se enfocan en la sobreproducción de moléculas para su uso en distintos mercados".

Sostuvo que “me interesa integrar ese conocimiento e ir un paso atrás y descubrir compuestos nuevos, ya que aún nos queda bastante que aprender de la naturaleza".

El investigador dijo que “nuestros antepasados contaban con su farmacopea natural en la que, por ejemplo, solían matar a la rana para utilizar su piel y obtener sus beneficios".

“Ahora sabemos que ésta práctica no es necesaria para recuperar las secreciones y tenemos las herramientas para estudiar y aprovechar sus propiedades sin dañarlas”, concluyó.