Ex primer ministro canadiense busca reunirse con funcionarios de EUA

El ex primer ministro de Canadá, Stephen Harper, viajará a Washington la próxima semana para entrevistarse con funcionarios de Estados Unidos, de acuerdo con medios canadienses, un viaje que ha...

El ex primer ministro de Canadá, Stephen Harper, viajará a Washington la próxima semana para entrevistarse con funcionarios de Estados Unidos, de acuerdo con medios canadienses, un viaje que ha generado controversia en el país.

Harper, exlíder del Partido Conservador, quien gobernó Canadá entre 2006 y 2015, se reuniría el próximo lunes con el asesor estadunidense de Seguridad Nacional, John Bolton, quien era embajador de Washington ante Naciones Unidas cuando Harper era primer ministro.

Es probable que también se reúna con el asesor económico del presidente Donald Trump, Larry Kudlow.

Harper fue uno de los líderes internacionales que firmaron la carta de apoyo a Trump cuando éste decidió trasladar la embajada estadunidense de Tel Aviv a Jerusalén, Israel, lo que desencadenó una ola de violencia en la franja de Gaza.

El viaje de Harper a la capital estadunidense se gestionó sin notificar a la Oficina del Primer Ministro, ni a la cancillería o la embajada canadiense en Washington.

El gobierno canadiense se enteró de la visita luego de que la oficina de Bolton se comunicara a la embajada canadiense para conocer “quién más vendría con el primer ministro”.

Al suponer que se trataba de una confusión, el gobierno canadiense informó que el primer ministro Justin Trudeau no tenía programado ningún viaje a ese país, por lo que probablemente se trataría del ex primer ministro Harper.

Sin que se haya podido confirmar el viaje de Harper a Washington, sus allegados comentaron a los medios canadienses que el motivo de su viaje podría ser en calidad de presidente de la Unión Democrática Internacional o como Amigos de Israel, del que forman parte Harper y Bolton.

El exdiplomático canadiense Colin Robertson afirmó que el protocolo establece que los ex primeros ministros deben notificar al menos a la embajada canadiense si se reunirán con miembros del gabinete estadunidense. 

Estados Unidos y Canadá atraviesan por uno de sus peores momentos luego de que el gobierno liberal de Justin Trudeau se ha negado a aceptar las demandas proteccionistas de Trump en la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) como la cláusula “sunset” y negociar por separado.

Ante la imposición estadunidense de tarifas a las importaciones de acero y aluminio, lo que Canadá consideró una ofensa, Trudeau respondió con un “no nos dejaremos presionar” y Trump contratacó acusándolo de “deshonesto y manso”.

Desde que Harper renunció al liderazgo conservador en 2015 había mantenido un bajo perfil hasta que en meses recientes ha estado más visible en la esfera política internacional, mientras que a nivel nacional ha estado en contacto directo con los principales líderes conservadores en las principales provincias.

Harper fue de los primeros en felicitar al conservador Doug Ford, quien este viernes asumió el cargo de gobernador de Ontario y quien es asesorado por políticos cercanos a Harper, como Christine Elliott, viuda de Jim Flaherty, quien fuera un brazo derecho del ex primer ministro en la cartera de Finanzas.

El exgobernante conservador afina los últimos detalles de su libro sobre el incremento del populismo y cómo los conservadores deben responder, el cual presentaría en octubre próximo, un año antes de las elecciones federales en las que Trudeau buscaría la reelección.