Transparencia aprueba formatos para Declaración Tres de Tres

El pleno del INAI aprobó los formatos para la presentación de la llamada Declaración Tres de Tres, que a su vez deberá aprobar el Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Nacional...

El pleno del INAI aprobó los formatos para la presentación de la llamada Declaración Tres de Tres, que a su vez deberá aprobar el Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Nacional Anticorrupción en su próxima sesión de julio, los cuales serán para todos los funcionarios públicos.

Durante su sesión de este viernes, el pleno del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) dio la luz verde y agregó reactivos a los formatos preparados por el propio CPC.

Además, los comisionados acordaron que, al momento de presentarlos en el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción, el presidente del INAI, Francisco Javier Acuña Llamas, deberá solicitar que estos formatos sean obligatorios para los funcionarios entrantes y salientes.

El comisionado Joel Salas Suárez, quien la víspera adelantó que el INAI aprobaría los formatos en su sesión de este viernes, explicó que originalmente, el CPC envió los formatos con un total de 555 reactivos que deberían llenar los funcionarios en las Declaraciones Patrimonial y de Intereses.

Sin embargo, luego de un largo análisis de todos los reactivos solicitados, el INAI encontró que debían ampliarse, por lo que aumentó 321 preguntas y por lo tanto el listado final quedó en 876 campos.

Al respecto, el propio comisionado Salas Suárez manifestó su preocupación por el manejo de algunos datos personales y sugirió que, en la declaración patrimonial, se preguntara a los funcionarios si ellos creían que alguna persona cercana a ellos pudiera implicar un conflicto de interés.

Sólo en ese caso el funcionario debería revelar datos personales de la persona de referencia, para no vulnerar la privacidad de quienes no son funcionarios públicos.

Con este mismo criterio coincidieron los comisionados Carlos Bonnin Erales y Patricia Kurczyn Villalobos y esta última, incluso, ejemplificó el caso del funcionario que tenga un familiar beneficiario del programa de apoyo a personas con VIH.

En ese caso revelar la identidad de esa persona vulnera sus datos personales, pero no abona a controlar la evolución patrimonial del funcionario, como se pretende a través de este instrumento.

Empero, el criterio no progresó pues se impuso la mayoría de los comisionados, quienes consideraron que la mayor publicidad es el criterio que debe prevalecer.

Al respecto, la comisionada Blanca Lilia Ibarra destacó que las declaraciones Fiscal, Patrimonial y de Intereses, que conforman la llamada Tres de Tres, son un instrumento fundamental para el combate a la corrupción, pues recordó que México ocupa el último lugar en este rubro de la OCDE.

Hizo suya la preocupación que planteó previamente el comisionado Salas Suárez, al indicar que de los tres mil 770 candidatos que compitieron en este proceso electoral sólo 13.61 por ciento presentó su Tres de Tres voluntariamente.

La comisionada Blanca Lilia Ibarra destacó que estas declaraciones ahora son obligatorias para los funcionarios de los tres poderes de la unión y de los tres niveles de gobierno, lo que significa un universo superior a cinco millones de personas.

A su vez, el comisionado Óscar Guerra Ford indicó que las preguntas incluyen información personal, intereses, ingresos, actos y pasivos de los funcionarios, aunque consideró que siempre hay posibilidad de que el conflicto de intereses se configure de manera “terciada”.

Es decir, explicó, que los conflictos de interés no se relacionen directamente con personas del entorno inmediato de un funcionario, pero sí de personas cercanas.

Antes de la votación el comisionado presidente Francisco Javier Acuña Llamas, destacó la importancia de este paso histórico para el combate a la corrupción en México.

El acuerdo se aprobó por unanimidad, aunque con votos particulares de los comisionados Joel Salas, Patricia Kurczyn y Carlos Bonnin.