Inflige EUA sufrimiento duradero y deliberado a familias migrantes: AI

Las autoridades federales de Estados Unidos infligen un sufrimiento mental duradero y deliberado a familias migrantes desesperadas, al separar a menores de sus padres cuando cruzan la frontera sur...

Las autoridades federales de Estados Unidos infligen un sufrimiento mental duradero y deliberado a familias migrantes desesperadas, al separar a menores de sus padres cuando cruzan la frontera sur del país, afirmó la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI).

En un comunicado, AI pidió al gobierno de Estados Unidos terminar con la separación de niños en la frontera, además de que instó a reunificar sin demora a las miles de familias que continúan separadas como consecuencia de “las políticas ilegítimas y lesivas del gobierno”.

“A pesar de la orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump la semana pasada, miles de menores de edad asustados continúan separados de sus angustiados progenitores, que no tienen ni idea de cuándo volverán a verlos”, declaró Erika Guevara Rosas, directora para América de AI.

Añadió que “al poner a estos niños y niñas en jaulas o enviarlos en avión a albergues situados a miles de kilómetros, las autoridades estadunidenses les están infligiendo deliberadamente un sufrimiento mental profundo y duradero, en un intento de disuadir a familias desesperadas de solicitar asilo”.

AI pidió además que las autoridades suspendan la práctica de encarcelar a los niños con sus progenitores como alternativa a la separación, debido a que esta medida no hace más que sustituir un castigo traumático por otro.

Asimismo, la organización urgió a las autoridades estadunidenses a liberar de inmediato a las familias que aspiran a solicitar asilo, y respetar su derecho a hacerlo en condiciones justas y humanas.

“Ningún menor de edad debe ser arrancado de los brazos de su padre o su madre, ni obligado a crecer entre rejas. Es hora de acabar definitivamente con las prácticas inhumanas de separar y detener a las familias”, sostuvo Guevara Rosas.

En la orden ejecutiva que firmó el pasado 20 de junio, el presidente Trump dispuso que se encarcele a los hijos con sus progenitores en centros de detención para inmigrantes, mientras se tramitan sus solicitudes de asilo.

Para poder implementar la orden, que entra en conflicto con la legislación estadunidense, el gobierno intenta obtener una exención del denominado Acuerdo Flores, dictado por un tribunal, que exige poner en libertad sin demora a los menores de edad detenidos en un plazo máximo de 20 días.

Desde entonces, el Departamento de Seguridad Interna (DHS) ha emitido una serie de declaraciones en las que deja en claro que las separaciones familiares podrían continuar en un futuro próximo, incluso mientras los solicitantes de asilo aguardan el resultado de sus peticiones.

“Aunque las autoridades han anunciado su intención de reunir a algunas de las familias que ya están separadas, muy pocas familias han sido reagrupadas, y muchas continúan traumatizadas, separadas y en peligro de ser deportadas sin un proceso justo y humano de concesión de asilo”, resaltó AI.

La orden preliminar dictada el 26 de junio por un tribunal federal estadunidense para reunificar a las miles de familias separadas por la fuerza es una noticia positiva, a pesar de que el gobierno de Trump aún esté a tiempo de impugnar esta orden, consideró el organismo humanitario.

La presión pública es fundamental para conseguir que el gobierno no reagrupe a las familias sólo para detenerlas y volver a una separación forzosa mientras impugna la orden judicial en el futuro.

“Las familias que solicitan asilo huyen de una violencia terrible en sus países de origen y sólo quieren criar a sus hijos en condiciones seguras y humanas. La idea de que se pueda proteger a hijos encerrándolos o separándolos de sus padres desafía toda lógica y humanidad”, dijo Guevara Rosas.

La activista agregó que “estas prácticas increíblemente crueles son ilegítimas y serán una mancha permanente en el historial de derechos humanos de Estados Unidos”.

AI resaltó además que el Congreso debe también presionar al gobierno para que acabe con la práctica de detener a las familias que solicitan asilo y ponga en libertad de inmediato a los padres y niños detenidos.

Señaló también que el Congreso estadunidense debe rechazar cualquier propuesta de incrementar los fondos destinados a centros de detención de inmigrantes para familias y menores de edad.